/ miércoles 21 de octubre de 2020

El Juglar de la Red

Morena no es López Obrador

Si algo dejo muy claro la elección del domingo pasado en Coahuila e Hidalgo, es que el partido Morena no es identificado por los electores como una extensión del pensamiento y la acción del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Mientras que López Obrador mantiene una base ciudadana aprobatoria de entre el 45 al 48 por ciento, que es muy alta; Morena va a la baja en las preferencias y se le ubica más como un lastre para el Presidente que un apoyo real.

Las victorias obtenidas por el PRI en ambas entidades, pero particularmente en Coahuila, deben obligar a la reflexión en Morena, porque resulta evidente que los ciudadanos no votaron para regresar al pasado, en realidad sufragaron en contra del presente que padecen.

La elección del domingo pasado desnudó a Morena y evidenció sus fallas, pero también se convirtió en el objeto de revancha por parte de los ciudadanos.

Hay algunos puntos que deben considerarse como factores de la derrota:

1.- Hay un voto de castigo a Morena por la forma como se conduce al país, pero además porque en su elección de candidatos no se establecen perfiles preparados o aptos para gobernar o legislar.

2.- El voto útil funciona como una estrategia que define elecciones. Luego de mucho pregonar la necesidad de votar por aquellos candidatos que realmente tengan oportunidad de ganar a Morena, finalmente fue evidente que así actuaron los ciudadanos, por eso la ventaja que obtuvieron en algunos distritos con más de 30 puntos porcentuales de ventaja.

3.- Quedó claro que dejar sin medicinas a los niños con cáncer, echarse de enemigos a los grupos feministas, desaparecer fideicomisos, mentir diariamente en las mañaneras y no ofrecer resultados positivos en seguridad pública, economía y en la salud, le cuestan votos a Morena.

4.- También se demostró que sin la figura del presidente López Obrador en las boletas electorales, Morena se desinfla porque no tiene figuras de relevancia y liderazgos atractivos para la sociedad.

5.- A pesar de los millones que se gastan en programas sociales y en “los Siervos de la Nación”, Morena no tiene la estructura partidista que articule esas acciones gubernamentales para convertirlas en votos, de hecho el partido sucumbe ante un electorado informado, que no se deja intimidar ni es fácil de comprar con dádivas o apoyos derivados de programas sociales.

6.- Resulta evidente que el ánimo social se volvió en contra de Morena, sobre todo en las clases medias que son las más afectadas por las decisiones gubernamentales y el voto que antes le entregaron a ese partido ahora se lo niegan porque se cumplió el vaticinio de que eran un peligro para México y no saben gobernar.

7.- También influyó, en un grado superlativo, que los gobernadores Riquelme de Coahuila y Fayad en Hidalgo, realmente asumieran la elección como un parteaguas en su relación con el gobierno federal.

El revés fue avasallador, pero en lugar de que Morena se sumiera en una profunda reflexión que derivara en una autocrítica al interior de ese partido, lo que demostró es un alto grado de soberbia, al mismo tiempo que una enorme desconexión de la realidad.

La senadora con licencia y futura secretaria general del CEN de Morena, Citlalli Hernández pretendió sacudirle la apabullante derrota a su partido y señaló al PAN como el gran perdedor de la elección.

Un partido político serio y profesional asume la derrota, analiza las causas y se apresta a realizar los ajustes correspondientes, pero dado no existe ni siquiera la capacidad para elegir a su dirigente, con la guerra de tribus al interior y enfrascados en una guerra civil que los exhibe como sectarios, Morena no da visos de que pueda mejorar o corregir.

Si Morena no entendió el mensaje que les mandó el electorado, si insisten en ser el partido que todo aprueba al Presidente a pesar de que se afecta a la gente, seguirán teniendo reveses electorales y cuidado porque de repetirse lo que pasó en Coahuila e Hidalgo, el 2021 pueden perder la mayoría legislativa en la Cámara de Diputados y con ello despedir la llamada Cuarta Transformación.

Morena no es López Obrador

Si algo dejo muy claro la elección del domingo pasado en Coahuila e Hidalgo, es que el partido Morena no es identificado por los electores como una extensión del pensamiento y la acción del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Mientras que López Obrador mantiene una base ciudadana aprobatoria de entre el 45 al 48 por ciento, que es muy alta; Morena va a la baja en las preferencias y se le ubica más como un lastre para el Presidente que un apoyo real.

Las victorias obtenidas por el PRI en ambas entidades, pero particularmente en Coahuila, deben obligar a la reflexión en Morena, porque resulta evidente que los ciudadanos no votaron para regresar al pasado, en realidad sufragaron en contra del presente que padecen.

La elección del domingo pasado desnudó a Morena y evidenció sus fallas, pero también se convirtió en el objeto de revancha por parte de los ciudadanos.

Hay algunos puntos que deben considerarse como factores de la derrota:

1.- Hay un voto de castigo a Morena por la forma como se conduce al país, pero además porque en su elección de candidatos no se establecen perfiles preparados o aptos para gobernar o legislar.

2.- El voto útil funciona como una estrategia que define elecciones. Luego de mucho pregonar la necesidad de votar por aquellos candidatos que realmente tengan oportunidad de ganar a Morena, finalmente fue evidente que así actuaron los ciudadanos, por eso la ventaja que obtuvieron en algunos distritos con más de 30 puntos porcentuales de ventaja.

3.- Quedó claro que dejar sin medicinas a los niños con cáncer, echarse de enemigos a los grupos feministas, desaparecer fideicomisos, mentir diariamente en las mañaneras y no ofrecer resultados positivos en seguridad pública, economía y en la salud, le cuestan votos a Morena.

4.- También se demostró que sin la figura del presidente López Obrador en las boletas electorales, Morena se desinfla porque no tiene figuras de relevancia y liderazgos atractivos para la sociedad.

5.- A pesar de los millones que se gastan en programas sociales y en “los Siervos de la Nación”, Morena no tiene la estructura partidista que articule esas acciones gubernamentales para convertirlas en votos, de hecho el partido sucumbe ante un electorado informado, que no se deja intimidar ni es fácil de comprar con dádivas o apoyos derivados de programas sociales.

6.- Resulta evidente que el ánimo social se volvió en contra de Morena, sobre todo en las clases medias que son las más afectadas por las decisiones gubernamentales y el voto que antes le entregaron a ese partido ahora se lo niegan porque se cumplió el vaticinio de que eran un peligro para México y no saben gobernar.

7.- También influyó, en un grado superlativo, que los gobernadores Riquelme de Coahuila y Fayad en Hidalgo, realmente asumieran la elección como un parteaguas en su relación con el gobierno federal.

El revés fue avasallador, pero en lugar de que Morena se sumiera en una profunda reflexión que derivara en una autocrítica al interior de ese partido, lo que demostró es un alto grado de soberbia, al mismo tiempo que una enorme desconexión de la realidad.

La senadora con licencia y futura secretaria general del CEN de Morena, Citlalli Hernández pretendió sacudirle la apabullante derrota a su partido y señaló al PAN como el gran perdedor de la elección.

Un partido político serio y profesional asume la derrota, analiza las causas y se apresta a realizar los ajustes correspondientes, pero dado no existe ni siquiera la capacidad para elegir a su dirigente, con la guerra de tribus al interior y enfrascados en una guerra civil que los exhibe como sectarios, Morena no da visos de que pueda mejorar o corregir.

Si Morena no entendió el mensaje que les mandó el electorado, si insisten en ser el partido que todo aprueba al Presidente a pesar de que se afecta a la gente, seguirán teniendo reveses electorales y cuidado porque de repetirse lo que pasó en Coahuila e Hidalgo, el 2021 pueden perder la mayoría legislativa en la Cámara de Diputados y con ello despedir la llamada Cuarta Transformación.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 20 de enero de 2021

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 13 de enero de 2021

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 16 de diciembre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 09 de diciembre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 02 de diciembre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 25 de noviembre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 18 de noviembre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 11 de noviembre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 28 de octubre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

miércoles 21 de octubre de 2020

El Juglar de la Red

Rafael Cano Franco

Cargar Más