/ viernes 22 de mayo de 2020

En el sendero de la decadencia socialista

En México, hasta después del 2024, no habrá recuperación económica. Es mi pronóstico. Aunque, es necesario decir que los pronósticos son cosas de farsantes pues determinar el resultado de la acción humana es imposible, va en contra de la naturaleza misma de las personas. Y la economía, es una ciencia humana, por lo tanto no es pronosticable. Pero en este caso, me atrevo a pronosticar debido al predecible comportamiento de quienes se han encargado de dejar bien claro que están combatiendo la riqueza, no la pobreza.

Con las decisiones tomadas, hasta ahora, están limitando la función empresarial que, en esencia, es limitar al ser humano. Pues el ser humano, para satisfacer sus necesidades, es un empresario de sí mismo que negocia ofreciendo sus productos o servicios a las empresas que están dispuestas a pagarle por sus habilidades y conocimientos, o a la sociedad dentro de la que emprende y que también está dispuesta a pagar de manera voluntaria a través del libre mercado para cubrir sus necesidades de primer, segundo y tercer orden, mejorando así su calidad de vida.

¿Pero qué estímulo tiene la gente para salir a negociar sus habilidades y conocimientos por un salario, si los programas de ayuda social se convierten en una manera de sobrevivir? ¡No existe ningún estímulo! Una persona se ve estimulada a negociar en el presente para modificar su futuro. Una persona pone a disposición de la sociedad sus habilidades y conocimientos, siendo estos los medios útiles para alcanzar sus fines valorados. Y cuando una persona no valora los medios porque le son regalados o porque abundan, no valora tampoco los fines.

Se está engendrando una sociedad que, debido a los programas de ayuda social, creen que cuentan con derechos y no con obligaciones. La falta de estímulo para ejercer la acción empresarial que es sinónimo de la acción humana, tiene como consecuencia que las personas no valoren los fines, y esto es provocado por quienes con una planificación central, típica del socialismo, bloquean la capacidad creativa y la cooperación social de quienes le aportan a la sociedad sus habilidades y conocimientos. México está en el sendero de la decadencia socialista.

En México, hasta después del 2024, no habrá recuperación económica. Es mi pronóstico. Aunque, es necesario decir que los pronósticos son cosas de farsantes pues determinar el resultado de la acción humana es imposible, va en contra de la naturaleza misma de las personas. Y la economía, es una ciencia humana, por lo tanto no es pronosticable. Pero en este caso, me atrevo a pronosticar debido al predecible comportamiento de quienes se han encargado de dejar bien claro que están combatiendo la riqueza, no la pobreza.

Con las decisiones tomadas, hasta ahora, están limitando la función empresarial que, en esencia, es limitar al ser humano. Pues el ser humano, para satisfacer sus necesidades, es un empresario de sí mismo que negocia ofreciendo sus productos o servicios a las empresas que están dispuestas a pagarle por sus habilidades y conocimientos, o a la sociedad dentro de la que emprende y que también está dispuesta a pagar de manera voluntaria a través del libre mercado para cubrir sus necesidades de primer, segundo y tercer orden, mejorando así su calidad de vida.

¿Pero qué estímulo tiene la gente para salir a negociar sus habilidades y conocimientos por un salario, si los programas de ayuda social se convierten en una manera de sobrevivir? ¡No existe ningún estímulo! Una persona se ve estimulada a negociar en el presente para modificar su futuro. Una persona pone a disposición de la sociedad sus habilidades y conocimientos, siendo estos los medios útiles para alcanzar sus fines valorados. Y cuando una persona no valora los medios porque le son regalados o porque abundan, no valora tampoco los fines.

Se está engendrando una sociedad que, debido a los programas de ayuda social, creen que cuentan con derechos y no con obligaciones. La falta de estímulo para ejercer la acción empresarial que es sinónimo de la acción humana, tiene como consecuencia que las personas no valoren los fines, y esto es provocado por quienes con una planificación central, típica del socialismo, bloquean la capacidad creativa y la cooperación social de quienes le aportan a la sociedad sus habilidades y conocimientos. México está en el sendero de la decadencia socialista.

viernes 15 de mayo de 2020

Urge levantar la cuarentena

jueves 30 de abril de 2020

El modelo alemán contra el SARS-CoV-2

jueves 16 de abril de 2020

Economía para Doña Rosa

martes 31 de marzo de 2020

Desafíos de la economía digital

sábado 21 de marzo de 2020

El show debe continuar

jueves 05 de marzo de 2020

Juárez, la ciudad del Estado

sábado 22 de febrero de 2020

Las ciudades modernas

sábado 08 de febrero de 2020

La oportunidad de los mercados emergentes

Cargar Más