/ jueves 5 de diciembre de 2019

La desigualdad se produce en la niñez

Nunca en la historia, los niños habían tenido mayor acceso a la educación como hoy, lo que ha contribuido a que las nuevas generaciones tengan más oportunidades para estudiar, pues en la década de los 80s a nivel mundial, 5 de cada 10 niños tenían acceso a la educación primaria, sin embargo, a partir del 2015 la cantidad mejoró tanto que 8 de cada 10 niños ahora tienen acceso a cursar los primeros años de escolaridad.

Pero el problema en este momento no es el acceso a la educación, sino la educación en sí. Es decir, se estima que, en los países en desarrollo como México, cerca del 60% de los niños y jóvenes que estudian, no cuentan con el nivel suficiente de aprendizaje para ser competitivos, aunque asisten a las clases de manera constante.

En el aspecto educativo, además de la salud, la alimentación y la estimulación, que son factores importantes para el desarrollo de los niños y jóvenes, los profesores tienen un enorme impacto en el retorno económico que reciben los estudiantes cuando son adultos, pues de acuerdo con estudios hechos en Estados Unidos, reemplazar a profesores de baja calidad por profesores altamente capacitados incrementa hasta $250 mil dólares los ingresos de los niños y jóvenes durante su adultez, distribuidos a lo largo de su vida dentro del mercado laboral.

Por otra parte, los países o regiones en guerra tienen un impacto brutalmente negativo en la educación de los niños y jóvenes pues se ha comprobado que en zonas de conflicto aumenta la deserción escolar y nunca más se retoma, es decir que la deserción es permanente. En Siria, durante 2011 y 2017, casi 4 millones de estudiantes abandonaron la escuela debido a la guerra civil.

Mientras que en el Índice de Capital Humano 2018, México se encuentra dentro del percentil medio con 0.61 de productividad en una escala de 0 a 1, y el promedio de los países más productivos o del percentil más alto es de 0.76 pero hay que tomar en cuenta que evidentemente hay muchos países que integran el grupo de los más productivos que están muy por encima del promedio.

Los niños nacidos alrededor del 2018 en México, si y solo si cuentan con elementos como la alimentación, salud, estímulos y educación adecuados, serán considerablemente menos productivos durante su vida adulta, exactamente 0.15 menos productivos que los niños de países desarrollados, porque si no cuentan con todo eso serán mucho menos productivos. Pero hilando fino, la productividad de una niña mexicana será de 0.62 y la de un niño mexicano de 0.59, es decir que la inclusión social femenina es sumamente importante en el país, pues la productividad históricamente ha recaído y continuará recayendo en las mujeres.

Conclusiones

La desigualdad se produce en la niñez; los niños que tienen acceso a educación privada crean una brecha muy grande con respecto a los niños que tienen acceso a educación pública, y cuando son adultos es imposible igualar las situaciones de todos, por lo que el programa de ayuda social a los adultos jóvenes que no estudian ni trabajan es altamente ineficiente y no ha tenido el impacto esperado.

Si no se combate al crimen organizado, evidentemente no solo habrá más delitos, sino que se producirá mayor deserción escolar, con lo cual la idea que la delincuencia se combate con educación no es del todo cierta pues justamente la delincuencia no permite que los niños y jóvenes pueda acudir a sus lugares de estudios.

La falta de evaluación docente y la obtención de plazas en los sistemas educativos de manera automática, por pertenecer a un sindicato o por promulgar una ideología política, impide la mejoría de los profesores, lo que no solo deteriora la formación educativa, sino que, a largo plazo, genera pobreza en los egresados que no cuentan con los conocimientos mínimos para ser competitivos, afectando en la productividad y los salarios de los futuros trabajadores.

Si no se realiza un combate en contra de la violencia hacia la mujer, no solo se creará caos social y mayor división de género, sino que se mermará un pilar fundamental de la productividad tanto en los lugares de trabajo como en los hogares, y además hay que tener en cuenta que, como parte de la reestructuración del gasto público, muchas madres solteras se vieron afectadas por la cancelación del programa de estancias infantiles en donde cuidaban a los niños para que las madres pudieran trabajar.

Y finalmente, el gobierno debe atender a los llamados de instituciones y organizaciones como: International Monetary Fund, Inter-American Development Bank, World Bank Group, Organization for Economic Co-operation and Development y otras, que son quienes cuentan con bancos de datos para tomar decisiones en materia de políticas públicas.

Nunca en la historia, los niños habían tenido mayor acceso a la educación como hoy, lo que ha contribuido a que las nuevas generaciones tengan más oportunidades para estudiar, pues en la década de los 80s a nivel mundial, 5 de cada 10 niños tenían acceso a la educación primaria, sin embargo, a partir del 2015 la cantidad mejoró tanto que 8 de cada 10 niños ahora tienen acceso a cursar los primeros años de escolaridad.

Pero el problema en este momento no es el acceso a la educación, sino la educación en sí. Es decir, se estima que, en los países en desarrollo como México, cerca del 60% de los niños y jóvenes que estudian, no cuentan con el nivel suficiente de aprendizaje para ser competitivos, aunque asisten a las clases de manera constante.

En el aspecto educativo, además de la salud, la alimentación y la estimulación, que son factores importantes para el desarrollo de los niños y jóvenes, los profesores tienen un enorme impacto en el retorno económico que reciben los estudiantes cuando son adultos, pues de acuerdo con estudios hechos en Estados Unidos, reemplazar a profesores de baja calidad por profesores altamente capacitados incrementa hasta $250 mil dólares los ingresos de los niños y jóvenes durante su adultez, distribuidos a lo largo de su vida dentro del mercado laboral.

Por otra parte, los países o regiones en guerra tienen un impacto brutalmente negativo en la educación de los niños y jóvenes pues se ha comprobado que en zonas de conflicto aumenta la deserción escolar y nunca más se retoma, es decir que la deserción es permanente. En Siria, durante 2011 y 2017, casi 4 millones de estudiantes abandonaron la escuela debido a la guerra civil.

Mientras que en el Índice de Capital Humano 2018, México se encuentra dentro del percentil medio con 0.61 de productividad en una escala de 0 a 1, y el promedio de los países más productivos o del percentil más alto es de 0.76 pero hay que tomar en cuenta que evidentemente hay muchos países que integran el grupo de los más productivos que están muy por encima del promedio.

Los niños nacidos alrededor del 2018 en México, si y solo si cuentan con elementos como la alimentación, salud, estímulos y educación adecuados, serán considerablemente menos productivos durante su vida adulta, exactamente 0.15 menos productivos que los niños de países desarrollados, porque si no cuentan con todo eso serán mucho menos productivos. Pero hilando fino, la productividad de una niña mexicana será de 0.62 y la de un niño mexicano de 0.59, es decir que la inclusión social femenina es sumamente importante en el país, pues la productividad históricamente ha recaído y continuará recayendo en las mujeres.

Conclusiones

La desigualdad se produce en la niñez; los niños que tienen acceso a educación privada crean una brecha muy grande con respecto a los niños que tienen acceso a educación pública, y cuando son adultos es imposible igualar las situaciones de todos, por lo que el programa de ayuda social a los adultos jóvenes que no estudian ni trabajan es altamente ineficiente y no ha tenido el impacto esperado.

Si no se combate al crimen organizado, evidentemente no solo habrá más delitos, sino que se producirá mayor deserción escolar, con lo cual la idea que la delincuencia se combate con educación no es del todo cierta pues justamente la delincuencia no permite que los niños y jóvenes pueda acudir a sus lugares de estudios.

La falta de evaluación docente y la obtención de plazas en los sistemas educativos de manera automática, por pertenecer a un sindicato o por promulgar una ideología política, impide la mejoría de los profesores, lo que no solo deteriora la formación educativa, sino que, a largo plazo, genera pobreza en los egresados que no cuentan con los conocimientos mínimos para ser competitivos, afectando en la productividad y los salarios de los futuros trabajadores.

Si no se realiza un combate en contra de la violencia hacia la mujer, no solo se creará caos social y mayor división de género, sino que se mermará un pilar fundamental de la productividad tanto en los lugares de trabajo como en los hogares, y además hay que tener en cuenta que, como parte de la reestructuración del gasto público, muchas madres solteras se vieron afectadas por la cancelación del programa de estancias infantiles en donde cuidaban a los niños para que las madres pudieran trabajar.

Y finalmente, el gobierno debe atender a los llamados de instituciones y organizaciones como: International Monetary Fund, Inter-American Development Bank, World Bank Group, Organization for Economic Co-operation and Development y otras, que son quienes cuentan con bancos de datos para tomar decisiones en materia de políticas públicas.

jueves 16 de enero de 2020

La (in)eficiencia del gasto público

jueves 02 de enero de 2020

Hay cuatro formas de gastar el dinero

jueves 26 de diciembre de 2019

Datos del 2019

jueves 19 de diciembre de 2019

La transición laboral del T-MEC

jueves 12 de diciembre de 2019

Crece el empleo informal

jueves 05 de diciembre de 2019

La desigualdad se produce en la niñez

martes 26 de noviembre de 2019

“Hacia una economía moral”

Cargar Más