/ sábado 23 de mayo de 2020

La otra cara de “Quédate en casa”

El tan sonado […Quédate en casa…] fue en un principio y sigue siendo un llamado de las autoridades sanitarias, para que la población se resguarde y evitar el contagio de covid-19, sin embargo se han manifestado actitudes irresponsables, incluso agresivas, por quedarse en casa.

Precisamente en marzo, cuando comenzó el confinamiento, se dispararon las llamadas de auxilio a los servicios de emergencia, ya que recibieron 26 mil 171 llamadas relacionadas con violencia en contra de la mujer; una cifra alarmante desde que inició este mecanismo de apoyo en 2016.

Estos datos son los registrados en todos los sistemas estatales del 911 compilados por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, desde luego que la cifra podría aumentar, ya que desde el inicio del confinamiento, sólo el 11% de las mujeres agredidas pidió algún tipo de ayuda a la autoridad.

El motivo es que en muchos hogares, la mujer que sufre de violencia doméstica, no se atreve a pedir ayuda por las amenazas y un temor acrecentado por la pareja.

Pero el problema no queda ahí ya que el deterioro del ambiente familiar en perjuicio de las mujeres, también alcanza a niñas, niños y adultos mayores.

Según datos del SNSP, las llamadas por violencia contra la mujer pasaron de 19 mil 183 en enero de este año, a 21 mil 727 en febrero, y a 26 mil 171 en marzo pasado.

Sin embargo el problema no solo es privativo de México, ya que en otras culturas también se manifiesta, de tal forma que el secretario general de las Naciones Unidas, António Manuel de Oliveira Guterres, pidió en abril que se adoptaran medidas urgentes para hacer frente a “Un estremecedor repunte global de la violencia doméstica” contra mujeres y niñas ocurridos durante las últimas semanas, debido a los confinamientos decretados por los gobiernos durante la pandemia del covid-19.

Con estas declaraciones y las cifras alarmantes en nuestro país por mujeres solicitando ayuda, nos hace ver que nuestro […hogar…] en lugar de convertirse en un refugio, se ha convertido en una amenaza para toda la familia, por el miedo, la ansiedad y la incertidumbre económica, además del encierro que funcionan como detonantes de este grave problema.

Violencia que está ahí y siempre ha estado, ejerciéndose en silencio o ante la mirada de testigos, que no pueden decir, ni hacer absolutamente nada para evitarlo.

Así que la […cuarentena…] no ha sido en muchos hogares, sinónimo de abrazo y celebración a la fraternidad y a la sana convivencia familiar.

Desafortunadamente se ha olvidado el […bien común…] un bien en el que está basado el principio de justicia, y me refiero a la necesidad de ese principio de mantener armonía dentro de casa, para conducirnos con reglas y normas, que nos permiten precisamente un bienestar en la sociedad.

Recordemos que el éxito de la vida familiar y social, depende en gran medida de lo que la gente hace por los demás, con el único propósito de aprender unos de otros.

Un aprendizaje que enriquece la vida de todo ser humano a través de la música, la literatura, y otras formas de expresión de las bellas artes.

Es importante reconocer, qué estas expresiones fomentan un comportamiento amable con el entorno; además envuelven nuestras vidas, conformadas por deseos, frustraciones y ambiciones.

Desde luego qué estas expresiones surgen en casa que nos fortalece en tiempos de crisis.

Además nos brinda el lenguaje, las herramientas y el conocimiento, para vencer todo aquello que nos puede causar daño.

Así es como la casa adopta la forma de vida de quien la habita, para convertirse en un hogar, con espíritu y sentimientos.

Recordemos que la imaginación junto con las expresiones creativas, nos otorgarán la tranquilidad para vencer el caos; será el momento de demostrar el carácter y el coraje frente a la adversidad.

Es necesario crear un mundo nuevo con generosidad evitando violencia y agresión, aunque parezca utopía o un precepto poético, solo es un cambio de actitud y mejorar la comunicación con nuestra familia.

Así las expresiones tendrán un efecto multiplicador, para lograr una libertad plena dentro de casa, además de civilidad y respeto, de ahí la importancia de reorientar y fortalecer la paciencia y la tolerancia, de tomar conciencia para no agredir a un semejante que forma parte de nuestra propia familia, para que realmente se cumpla el propósito de; […Quédate en casa…]

El tan sonado […Quédate en casa…] fue en un principio y sigue siendo un llamado de las autoridades sanitarias, para que la población se resguarde y evitar el contagio de covid-19, sin embargo se han manifestado actitudes irresponsables, incluso agresivas, por quedarse en casa.

Precisamente en marzo, cuando comenzó el confinamiento, se dispararon las llamadas de auxilio a los servicios de emergencia, ya que recibieron 26 mil 171 llamadas relacionadas con violencia en contra de la mujer; una cifra alarmante desde que inició este mecanismo de apoyo en 2016.

Estos datos son los registrados en todos los sistemas estatales del 911 compilados por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, desde luego que la cifra podría aumentar, ya que desde el inicio del confinamiento, sólo el 11% de las mujeres agredidas pidió algún tipo de ayuda a la autoridad.

El motivo es que en muchos hogares, la mujer que sufre de violencia doméstica, no se atreve a pedir ayuda por las amenazas y un temor acrecentado por la pareja.

Pero el problema no queda ahí ya que el deterioro del ambiente familiar en perjuicio de las mujeres, también alcanza a niñas, niños y adultos mayores.

Según datos del SNSP, las llamadas por violencia contra la mujer pasaron de 19 mil 183 en enero de este año, a 21 mil 727 en febrero, y a 26 mil 171 en marzo pasado.

Sin embargo el problema no solo es privativo de México, ya que en otras culturas también se manifiesta, de tal forma que el secretario general de las Naciones Unidas, António Manuel de Oliveira Guterres, pidió en abril que se adoptaran medidas urgentes para hacer frente a “Un estremecedor repunte global de la violencia doméstica” contra mujeres y niñas ocurridos durante las últimas semanas, debido a los confinamientos decretados por los gobiernos durante la pandemia del covid-19.

Con estas declaraciones y las cifras alarmantes en nuestro país por mujeres solicitando ayuda, nos hace ver que nuestro […hogar…] en lugar de convertirse en un refugio, se ha convertido en una amenaza para toda la familia, por el miedo, la ansiedad y la incertidumbre económica, además del encierro que funcionan como detonantes de este grave problema.

Violencia que está ahí y siempre ha estado, ejerciéndose en silencio o ante la mirada de testigos, que no pueden decir, ni hacer absolutamente nada para evitarlo.

Así que la […cuarentena…] no ha sido en muchos hogares, sinónimo de abrazo y celebración a la fraternidad y a la sana convivencia familiar.

Desafortunadamente se ha olvidado el […bien común…] un bien en el que está basado el principio de justicia, y me refiero a la necesidad de ese principio de mantener armonía dentro de casa, para conducirnos con reglas y normas, que nos permiten precisamente un bienestar en la sociedad.

Recordemos que el éxito de la vida familiar y social, depende en gran medida de lo que la gente hace por los demás, con el único propósito de aprender unos de otros.

Un aprendizaje que enriquece la vida de todo ser humano a través de la música, la literatura, y otras formas de expresión de las bellas artes.

Es importante reconocer, qué estas expresiones fomentan un comportamiento amable con el entorno; además envuelven nuestras vidas, conformadas por deseos, frustraciones y ambiciones.

Desde luego qué estas expresiones surgen en casa que nos fortalece en tiempos de crisis.

Además nos brinda el lenguaje, las herramientas y el conocimiento, para vencer todo aquello que nos puede causar daño.

Así es como la casa adopta la forma de vida de quien la habita, para convertirse en un hogar, con espíritu y sentimientos.

Recordemos que la imaginación junto con las expresiones creativas, nos otorgarán la tranquilidad para vencer el caos; será el momento de demostrar el carácter y el coraje frente a la adversidad.

Es necesario crear un mundo nuevo con generosidad evitando violencia y agresión, aunque parezca utopía o un precepto poético, solo es un cambio de actitud y mejorar la comunicación con nuestra familia.

Así las expresiones tendrán un efecto multiplicador, para lograr una libertad plena dentro de casa, además de civilidad y respeto, de ahí la importancia de reorientar y fortalecer la paciencia y la tolerancia, de tomar conciencia para no agredir a un semejante que forma parte de nuestra propia familia, para que realmente se cumpla el propósito de; […Quédate en casa…]

sábado 23 de mayo de 2020

La otra cara de “Quédate en casa”

sábado 16 de mayo de 2020

El Valor de Elegir Correctamente

sábado 09 de mayo de 2020

Madre de los mil nombres

sábado 02 de mayo de 2020

La ética en tiempos de crisis

sábado 25 de abril de 2020

El malestar por el COVID 19