/ lunes 23 de septiembre de 2019

Los Cordeliers de petatiux

Ni yo soy Montesquieu, ni vosotros «Les Cordeliers».

A mí, me faltan cientos de millas de conocimiento. Y trillones de incandescencia LED, para alcanzar la luminosidad de Montesquieu.

Ni siquiera, para comprender bien a bien, "El Espíritu de las Leyes".

Y a vosotros otro tanto para empatar con el esplendor del club de los Cordeliers (Club de los Cordeleros) o Sociedad de Amigos de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Tenéis cosas en común.

La sangre hirviente, algunos bohemios activistas (buenos, por cierto), y el instinto radical.

¿Diferencias?... Muchas.

Aquellos representaban al pueblo más humilde, los «sans-culottes». Vosotros hostigáis al campesino que se resiste vivir en la ignominia y busca alternativas de desarrollo.

Aquellos, ayudaban al indigente.

Y vosotros, respondéis sólo al radicalismo extremo bajo la bandera ecologista; condenáis a los desposeídos que guardan riqueza bajo sus tierras comunales, y quieren comerciar con ella, los condenáis por atrevidos.

Os hacéis notar con el estandarte de la "protección al medio ambiente" ondeando y profiriendo presagios, como otrora, los inquisidores perseguían a sus enemigos con La Cruz por delante, y el poder del Vaticano, cómplice, condenando a los herejes.

Aquellos, aunque igualmente radicales, se dividieron en dos bandos. No se soportaban entre sí:

Los Indulgentes o dantonistas, partidarios de Georges-Jacques Danton.

Y los, Exagerados o hébertistas, partidarios de Jacques-René Hébert, autores de la ley de sospechosos y promotores de una dictadura de la Comuna.

A su escición, tuvieron enfrentamientos encarnizados entre sí. Su ADN los arrastraba siempre a la polémica y a la confrontación, aunque fuera entre ellos mismos.

Ambos grupos, sin embargo, fueron eliminados por los Robespierristas: los Hébertistas fueron guillotinados; y un par de meses después los Dantonistas (Danton, Desmoulins, y Fabre d'Énglantine) también fueron ejecutados, por allá por los lejanos años de 1794.

Los Robespierristas, que por lo visto eran más ultras, se los despacharon.

A más de 200 años, la naturaleza humana no cambia.

Habemos unos de cierto pensar y hay otros radicalmente opuestos. Afortunadamente los tiempos han cambiado, de otro modo, las diferencias se zanjarían en tajos con espada, o estocadas mortales, sólo "por quítame estas pajas".

Que prive la elocuencia, el acuerdo, la diplomacia, pero sobre todo... La razón.

¿Va?

Ni yo soy Montesquieu, ni vosotros «Les Cordeliers».

A mí, me faltan cientos de millas de conocimiento. Y trillones de incandescencia LED, para alcanzar la luminosidad de Montesquieu.

Ni siquiera, para comprender bien a bien, "El Espíritu de las Leyes".

Y a vosotros otro tanto para empatar con el esplendor del club de los Cordeliers (Club de los Cordeleros) o Sociedad de Amigos de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Tenéis cosas en común.

La sangre hirviente, algunos bohemios activistas (buenos, por cierto), y el instinto radical.

¿Diferencias?... Muchas.

Aquellos representaban al pueblo más humilde, los «sans-culottes». Vosotros hostigáis al campesino que se resiste vivir en la ignominia y busca alternativas de desarrollo.

Aquellos, ayudaban al indigente.

Y vosotros, respondéis sólo al radicalismo extremo bajo la bandera ecologista; condenáis a los desposeídos que guardan riqueza bajo sus tierras comunales, y quieren comerciar con ella, los condenáis por atrevidos.

Os hacéis notar con el estandarte de la "protección al medio ambiente" ondeando y profiriendo presagios, como otrora, los inquisidores perseguían a sus enemigos con La Cruz por delante, y el poder del Vaticano, cómplice, condenando a los herejes.

Aquellos, aunque igualmente radicales, se dividieron en dos bandos. No se soportaban entre sí:

Los Indulgentes o dantonistas, partidarios de Georges-Jacques Danton.

Y los, Exagerados o hébertistas, partidarios de Jacques-René Hébert, autores de la ley de sospechosos y promotores de una dictadura de la Comuna.

A su escición, tuvieron enfrentamientos encarnizados entre sí. Su ADN los arrastraba siempre a la polémica y a la confrontación, aunque fuera entre ellos mismos.

Ambos grupos, sin embargo, fueron eliminados por los Robespierristas: los Hébertistas fueron guillotinados; y un par de meses después los Dantonistas (Danton, Desmoulins, y Fabre d'Énglantine) también fueron ejecutados, por allá por los lejanos años de 1794.

Los Robespierristas, que por lo visto eran más ultras, se los despacharon.

A más de 200 años, la naturaleza humana no cambia.

Habemos unos de cierto pensar y hay otros radicalmente opuestos. Afortunadamente los tiempos han cambiado, de otro modo, las diferencias se zanjarían en tajos con espada, o estocadas mortales, sólo "por quítame estas pajas".

Que prive la elocuencia, el acuerdo, la diplomacia, pero sobre todo... La razón.

¿Va?

lunes 13 de enero de 2020

Detallitos sobre la gira

viernes 10 de enero de 2020

La biopolítica

martes 07 de enero de 2020

DESGARRES MORENOS

martes 31 de diciembre de 2019

Gerontofóbicos

miércoles 18 de diciembre de 2019

Escaques Vacíos

martes 10 de diciembre de 2019

Foro Federalismo Fiscal

miércoles 04 de diciembre de 2019

Mujeres en el Notariado

miércoles 27 de noviembre de 2019

El "PAQUETE"... Sus recortes; y las rabietas.

jueves 14 de noviembre de 2019

In Ventrem

lunes 11 de noviembre de 2019

El Acoso Permanente

Cargar Más