/ sábado 5 de junio de 2021

Los sueños y deseos de un político

“El ferviente deseo se puede convertir en una enfermedad y en una locura”Oscar Wilde


Sabemos que la evolución de cualquier democracia implica no tener retrocesos, así que para mantener lo que tenemos y permitir que la democracia en nuestro país siga evolucionando, es necesario ir a votar este domingo 6 de junio.

Sin embargo no podemos negar, que existe una distancia entre gobernantes y gobernados, y/o entre políticos y ciudadanos.

Lo cierto es que tal distancia surge, porque el encanto se desmorona al tener una visión negativa de la clase gobernante, e incluso de aquellos ciudadanos dedicados profesionalmente a la política.

Pero ¿Por qué mucha gente en el mundo prefiere ser gobernada por expertos, en lugar de los desgastados políticos?

¿Por qué algunos partidos políticos son tan ampliamente rechazados?

Ante tales cuestionamientos, siempre habrá quienes defienden, que este tipo de crítica a los partidos políticos y a sus representantes, no tiene importancia, ya que incluso se menciona que puede ser “saludable”.

Por otro lado tener a una […ciudadanía crítica…] puede ser positivo; pero la crítica debe estar muy bien fundamentada desde su origen.

En su momento Alfonso Reyes ya lo mencionaba;

La crítica, esta aguafiestas, recibida siempre como el cobrador de alquileres, recelosamente y con las puertas a medio abrir.

¿De dónde salió esta criatura paradójica, a contrapelo en el ingenuo deleite de la vida?”

Interesante saber que la crítica, es una práctica tan común, que se puede presentar en cualquier lugar y que actualmente es una forma de vida, que compite con el rumor y el chisme; pero es importante tener cuidado de no confundir los términos.

Así que después del atiborramiento de la verbena y la verborrea de los políticos; los ciudadanos ya tuvieron la oportunidad de revisar, analizar o simplemente tomar su decisión de elegir a su candidato(a)

La efervescencia y las emociones de los creyentes se bifurcan, por lo que para algunos el resultado del domingo 6 de junio, tal vez nos les favorezca en el marco de las […históricas elecciones…]

Sabemos las expresiones políticas de un colectivo, siguen los sueños, los deseos y las fantasías de los políticos, que ya se ven montados en la silla tan anhelada y cubierta con un halo de felicidad, frente a un escritorio inundado de todo aquello que involucra el “interés público”.

Desde luego que nada tiene de malo soñar y desear, la cuestión es educarse y prepararse para no desear lo que no se puede tener, porque algunas cosas no se desean en verdad, cuando se conoce que no se podrán alcanzar.

Bajo esta óptica cada región del país, estado o municipio, está provisto de historia, lealtades, recuerdos y memorias, donde cada individuo tiene derecho a los recursos y bienes que ahora los políticos nos ofrecen de una forma muy particular.

Tan solo se quieren convertir en los árbitros para dirigir a la población supuestamente para mejorar la calidad de vida de cada ciudadano.

Curiosamente la imaginación y los sueños de muchos políticos, parecen estar muy lejos de los propósitos, el progreso y el bienestar que espera la sociedad.

Los ciudadanos se verán desmoronados y con toda seguridad, se sentirán defraudados, mientras el elegido gozara de las mieles del poder, resultado de la gran elección histórica, donde curiosamente el interés público (como siempre ha sucedido) pasara a ser privado.

Pero podría ser que nos equivoquemos con los argumentos anteriores y entonces la sociedad, tendrá la posibilidad de ver un cambio y la realización de proyectos fincados en aquellas fantasías y anhelos, que serán tangibles dentro de una transformación utópica y reciba el bienestar prometido.

[…Entonces la confianza habrá evolucionado y seguramente la percepción será otra…]


“El ferviente deseo se puede convertir en una enfermedad y en una locura”Oscar Wilde


Sabemos que la evolución de cualquier democracia implica no tener retrocesos, así que para mantener lo que tenemos y permitir que la democracia en nuestro país siga evolucionando, es necesario ir a votar este domingo 6 de junio.

Sin embargo no podemos negar, que existe una distancia entre gobernantes y gobernados, y/o entre políticos y ciudadanos.

Lo cierto es que tal distancia surge, porque el encanto se desmorona al tener una visión negativa de la clase gobernante, e incluso de aquellos ciudadanos dedicados profesionalmente a la política.

Pero ¿Por qué mucha gente en el mundo prefiere ser gobernada por expertos, en lugar de los desgastados políticos?

¿Por qué algunos partidos políticos son tan ampliamente rechazados?

Ante tales cuestionamientos, siempre habrá quienes defienden, que este tipo de crítica a los partidos políticos y a sus representantes, no tiene importancia, ya que incluso se menciona que puede ser “saludable”.

Por otro lado tener a una […ciudadanía crítica…] puede ser positivo; pero la crítica debe estar muy bien fundamentada desde su origen.

En su momento Alfonso Reyes ya lo mencionaba;

La crítica, esta aguafiestas, recibida siempre como el cobrador de alquileres, recelosamente y con las puertas a medio abrir.

¿De dónde salió esta criatura paradójica, a contrapelo en el ingenuo deleite de la vida?”

Interesante saber que la crítica, es una práctica tan común, que se puede presentar en cualquier lugar y que actualmente es una forma de vida, que compite con el rumor y el chisme; pero es importante tener cuidado de no confundir los términos.

Así que después del atiborramiento de la verbena y la verborrea de los políticos; los ciudadanos ya tuvieron la oportunidad de revisar, analizar o simplemente tomar su decisión de elegir a su candidato(a)

La efervescencia y las emociones de los creyentes se bifurcan, por lo que para algunos el resultado del domingo 6 de junio, tal vez nos les favorezca en el marco de las […históricas elecciones…]

Sabemos las expresiones políticas de un colectivo, siguen los sueños, los deseos y las fantasías de los políticos, que ya se ven montados en la silla tan anhelada y cubierta con un halo de felicidad, frente a un escritorio inundado de todo aquello que involucra el “interés público”.

Desde luego que nada tiene de malo soñar y desear, la cuestión es educarse y prepararse para no desear lo que no se puede tener, porque algunas cosas no se desean en verdad, cuando se conoce que no se podrán alcanzar.

Bajo esta óptica cada región del país, estado o municipio, está provisto de historia, lealtades, recuerdos y memorias, donde cada individuo tiene derecho a los recursos y bienes que ahora los políticos nos ofrecen de una forma muy particular.

Tan solo se quieren convertir en los árbitros para dirigir a la población supuestamente para mejorar la calidad de vida de cada ciudadano.

Curiosamente la imaginación y los sueños de muchos políticos, parecen estar muy lejos de los propósitos, el progreso y el bienestar que espera la sociedad.

Los ciudadanos se verán desmoronados y con toda seguridad, se sentirán defraudados, mientras el elegido gozara de las mieles del poder, resultado de la gran elección histórica, donde curiosamente el interés público (como siempre ha sucedido) pasara a ser privado.

Pero podría ser que nos equivoquemos con los argumentos anteriores y entonces la sociedad, tendrá la posibilidad de ver un cambio y la realización de proyectos fincados en aquellas fantasías y anhelos, que serán tangibles dentro de una transformación utópica y reciba el bienestar prometido.

[…Entonces la confianza habrá evolucionado y seguramente la percepción será otra…]