/ viernes 19 de marzo de 2021

Y hablando de…

¿Por la derecha?

Conociéndome, seguramente se imaginará que el título de este comentario tiene que ver con el proceso electoral e influir en la intención del voto, pero no. Quiero hablarle del nuevo sistema integrado de transporte para la ciudad y las ventajas que, a mi ver, representa su circulación por los carriles centrales de las vialidades principales, y no por la derecha, como hemos estado medio acostumbrados a verlos.

Ahora que conoce el tema, tal vez piense que viniendo el comentario de un empleado de uno de los organismos que patrocinan el sistema, estoy obligado a defenderlo; pero no, en realidad estoy convencido del concepto de transporte.

Me atrevo a decir que el transporte público es el principal obstáculo para la competitividad de la ciudad, y al serlo, se convierte en el malgastador de la infraestructura urbana, y en un generador de riesgo.

Quien vive en esta ciudad observa cotidianamente como miles de camiones, muchos de ellos en condiciones lamentables, empiezan a circular a eso de las cuatro de la mañana para conducir a su trabajo a más de doscientos cincuenta mil obreros de la industria maquiladora; y esto se repite al menos otras dos veces al día. ¿Se ha preguntado usted por qué existe un servicio especial para la maquiladora?

En esa rama de la industria el tiempo es vital. Cuando su actividad inició en Juárez hace ya más de cincuenta años, los traslados no eran mucho problema, pero al ir creciendo la ciudad la cosa se fue complicando, de tal manera que cada día era más complicado garantizar que todos los integrantes de un equipo de trabajo estuvieran puntuales para arrancar la jornada, la explicación era recurrente: no pasó la ruta, se ponchó, llegó muy tarde… Por ello la industria decidió absorber el costo del transporte de sus empleados y asegurarse de tener a todos a tiempo. Lo que parece una buena solución para la industria no lo es para la ciudad.

En primer lugar, porque es una solución al gusto del cliente, no hay un sistema que vea las necesidades en su conjunto e implemente soluciones. Así, dos personas que son vecinas y laboran en el mismo parque industrial se ven obligadas a utilizar cada una el camión que paga su empleador, el cual muchas veces lleva espacios desperdiciados, para realizar un trayecto idéntico. De esta forma se multiplica el número de vehículos en circulación, y con ello, se aumenta el desgaste de la infraestructura urbana, desperdiciándola.

Uno de los primeros esfuerzos del Instituto Municipal de Investigación y Planeación fue platear una solución, de ahí surge la idea de implementar el servicio de los BRT, que son la base del sistema de transporte.

Los sistemas BRT (Bus Rapid Transit, en inglés), refieren precisamente un trato preferencial para el transporte público. Garantizarles un carril “privado” les permite desplazarse de una manera más ágil y disminuye los riesgos de accidentes; el establecer carriles de rebase, de manera que no todos los autobuses deban detenerse en cada estación, permite operar un servicio exprés que reduce los tiempos de traslado, convirtiéndolos en una opción a los vehículos privados.

Mucho se habla de que este sistema “quita” un carril a las vialidades, lo cierto es que ese carril ya lo usan los vejestorios que hoy ofrecen el servicio de transporte, y en muchas ocasiones utilizan dos y hasta tres. Confinar la circulación de autobuses por un carril evita los movimientos que hoy hacen para recoger pasaje o incorporarse a carriles centrales, de esta forma se evita el “laminazo”.

¿Por qué por el centro de las grandes avenidas? Porque en esas vías son más los movimientos que se dan para la derecha que hacia la izquierda, ¿cuántas veces se ha detenido usted detrás de una rutera que recoge pasaje para dar vuelta?

Pero hay que hablar con quienes usan el servicio y no sólo de quienes nos vemos obligados a convivir con el. La organización Así estamos Juárez publica en su página de internet el nivel de satisfacción que reportan los usuarios. Mientras que los usuarios de las ruteras constantemente las reprueban con calificaciones que no alcanzan el 6, el servicio BRT se mantiene por años arriba del 7 y en ocasiones superando el 8. Seguramente la modernización del servicio mejorará también las calificaciones otorgadas.

Los problemas de movilidad de la ciudad no se arreglan haciendo más espacio para los vehículos, porque en primer lugar ni hay dónde hacer calles, y los espacios disponibles por lo general son propiedad privada y costosa. Dicen los que saben que esa opción es como resolver los problemas de obesidad comprando pantalones más grandes.

Desde luego que las construcciones causan múltiples molestias a los usuarios de las vías, pero todo en la vida cuesta. Pretender que podemos irnos a dormir un día y amanecer con un sistema integrado y eficiente de transporte, es creer que podemos adelgazar sin hacer dieta.

Y hablando de pantalones y dietas, los míos me indican que ya es tiempo de someterme a una dieta más estricta si no quiero convertirme anticipadamente en población de riesgo. Si conoce un buen nutriólogo me manda un mensaje a mi buzón yhablandode@gmail.com, y sirve que por ese medio seguimos hablando de…


¿Por la derecha?

Conociéndome, seguramente se imaginará que el título de este comentario tiene que ver con el proceso electoral e influir en la intención del voto, pero no. Quiero hablarle del nuevo sistema integrado de transporte para la ciudad y las ventajas que, a mi ver, representa su circulación por los carriles centrales de las vialidades principales, y no por la derecha, como hemos estado medio acostumbrados a verlos.

Ahora que conoce el tema, tal vez piense que viniendo el comentario de un empleado de uno de los organismos que patrocinan el sistema, estoy obligado a defenderlo; pero no, en realidad estoy convencido del concepto de transporte.

Me atrevo a decir que el transporte público es el principal obstáculo para la competitividad de la ciudad, y al serlo, se convierte en el malgastador de la infraestructura urbana, y en un generador de riesgo.

Quien vive en esta ciudad observa cotidianamente como miles de camiones, muchos de ellos en condiciones lamentables, empiezan a circular a eso de las cuatro de la mañana para conducir a su trabajo a más de doscientos cincuenta mil obreros de la industria maquiladora; y esto se repite al menos otras dos veces al día. ¿Se ha preguntado usted por qué existe un servicio especial para la maquiladora?

En esa rama de la industria el tiempo es vital. Cuando su actividad inició en Juárez hace ya más de cincuenta años, los traslados no eran mucho problema, pero al ir creciendo la ciudad la cosa se fue complicando, de tal manera que cada día era más complicado garantizar que todos los integrantes de un equipo de trabajo estuvieran puntuales para arrancar la jornada, la explicación era recurrente: no pasó la ruta, se ponchó, llegó muy tarde… Por ello la industria decidió absorber el costo del transporte de sus empleados y asegurarse de tener a todos a tiempo. Lo que parece una buena solución para la industria no lo es para la ciudad.

En primer lugar, porque es una solución al gusto del cliente, no hay un sistema que vea las necesidades en su conjunto e implemente soluciones. Así, dos personas que son vecinas y laboran en el mismo parque industrial se ven obligadas a utilizar cada una el camión que paga su empleador, el cual muchas veces lleva espacios desperdiciados, para realizar un trayecto idéntico. De esta forma se multiplica el número de vehículos en circulación, y con ello, se aumenta el desgaste de la infraestructura urbana, desperdiciándola.

Uno de los primeros esfuerzos del Instituto Municipal de Investigación y Planeación fue platear una solución, de ahí surge la idea de implementar el servicio de los BRT, que son la base del sistema de transporte.

Los sistemas BRT (Bus Rapid Transit, en inglés), refieren precisamente un trato preferencial para el transporte público. Garantizarles un carril “privado” les permite desplazarse de una manera más ágil y disminuye los riesgos de accidentes; el establecer carriles de rebase, de manera que no todos los autobuses deban detenerse en cada estación, permite operar un servicio exprés que reduce los tiempos de traslado, convirtiéndolos en una opción a los vehículos privados.

Mucho se habla de que este sistema “quita” un carril a las vialidades, lo cierto es que ese carril ya lo usan los vejestorios que hoy ofrecen el servicio de transporte, y en muchas ocasiones utilizan dos y hasta tres. Confinar la circulación de autobuses por un carril evita los movimientos que hoy hacen para recoger pasaje o incorporarse a carriles centrales, de esta forma se evita el “laminazo”.

¿Por qué por el centro de las grandes avenidas? Porque en esas vías son más los movimientos que se dan para la derecha que hacia la izquierda, ¿cuántas veces se ha detenido usted detrás de una rutera que recoge pasaje para dar vuelta?

Pero hay que hablar con quienes usan el servicio y no sólo de quienes nos vemos obligados a convivir con el. La organización Así estamos Juárez publica en su página de internet el nivel de satisfacción que reportan los usuarios. Mientras que los usuarios de las ruteras constantemente las reprueban con calificaciones que no alcanzan el 6, el servicio BRT se mantiene por años arriba del 7 y en ocasiones superando el 8. Seguramente la modernización del servicio mejorará también las calificaciones otorgadas.

Los problemas de movilidad de la ciudad no se arreglan haciendo más espacio para los vehículos, porque en primer lugar ni hay dónde hacer calles, y los espacios disponibles por lo general son propiedad privada y costosa. Dicen los que saben que esa opción es como resolver los problemas de obesidad comprando pantalones más grandes.

Desde luego que las construcciones causan múltiples molestias a los usuarios de las vías, pero todo en la vida cuesta. Pretender que podemos irnos a dormir un día y amanecer con un sistema integrado y eficiente de transporte, es creer que podemos adelgazar sin hacer dieta.

Y hablando de pantalones y dietas, los míos me indican que ya es tiempo de someterme a una dieta más estricta si no quiero convertirme anticipadamente en población de riesgo. Si conoce un buen nutriólogo me manda un mensaje a mi buzón yhablandode@gmail.com, y sirve que por ese medio seguimos hablando de…


ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 11 de junio de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 28 de mayo de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 21 de mayo de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 07 de mayo de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 30 de abril de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 16 de abril de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 09 de abril de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 19 de marzo de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 12 de marzo de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

viernes 26 de febrero de 2021

Y hablando de…

Sergio Madero

Cargar Más