/ miércoles 22 de junio de 2022

Jesuitas, testigos y víctimas de la impunidad en la sierra de Chihuahua

Los jesuitas llegaron a la sierra de Chihuahua desde principios del año 1600, luego de que la Compañía de Jesús fuera expulsada por el Reino Español

Al trascender a nivel internacional el asesinato de dos sacerdotes jesuitas en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique, hecho que se le adjudica a un presunto líder criminal apodado “El Chueco”, la atención del mundo se ha enfocado en las actividades que ejercen los jesuitas en la sierra de Chihuahua, esto al dar un realce importante tras ser testigos e incluso víctimas de la impunidad que prevalece desde hace años en la mayoría de los municipios serranos.

Desde su llegada a la sierra chihuahuense a principios del año 1600, esto luego de que la Compañía de Jesús fuera expulsada por el Reino Español, los jesuitas se enfocaron en cumplir la misión de apoyo espiritual y búsqueda de la justicia para los pueblos originales, lo que ha dejado a lo largo de la historia un legado de sufrimiento por acciones que rayan en lo inhumano.

Tras retirarse de la sierra tarahumara en el año 1676 por la expulsión del Reino Español, los jesuitas regresaron al estado el 12 de octubre del año 1900, fecha desde la cual han acompañado a las comunidades indígenas en su lucha por la equidad y respeto a los derechos humanos, actos de los que han atestiguado elevados niveles de discriminación.

Te puede interesar: Sacerdotes jesuitas asesinados en Urique trabajaron décadas con comunidades indígenas

En el siglo XXI, existen acontecimientos trascedentes en los que se involucra a sacerdotes jesuitas con eventos de lucha social, tal es el caso del conocido sacerdote, Javier Ávila Aguirre, conocido como padre “Pato”, personaje muy involucrado en la búsqueda del respeto a los derechos humanos y acompañamiento de los pueblos originarios que claman justicia por diversos atropellos por parte tanto de las autoridades como de la delincuencia organizada, que desde hace años representa un flagelo para las comunidades indígenas.

A pesar de los riesgos que implica el denunciar abusos e impunidad de delincuentes que hacen de las suyas sin que ninguna autoridad intervenga, el padre “Pato” no cesa en su afán de velar por los más desprotegidos, aunque reconoce que, pese a los esfuerzos, las condiciones de inseguridad en la sierra son cada vez más graves, a grado tal de que poblados se han quedado sin habitantes obligados por los desplazamientos forzados.

Desde principios del presente siglo, el “Pato” Ávila ha participado en diversos movimientos encaminados en hacer ver la impunidad que existe en la sierra, entre los cuales se recuerda el constante reclamo por justicia para las víctimas de la masacre de 12 hombres y un bebé el 16 de agosto del 2008, acontecimiento que dejó marcado al “Pueblo Mágico” de Creel, en el municipio de Bocoyna.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Además, de manera permanente ha pugnado por la equidad entre los indígenas, aunque en las frecuentes protestas se ha opuesto al asistencialismo del gobierno, quien recurre a estas prácticas como una bandera política, sin dar mayor oportunidad de crecimiento a las familias serranas.

Leer también: ¿Quiénes eran Javier Campos y Joaquín Mora? Jesuitas asesinados en Urique

Javier Ávila, al igual que los recién acaecidos sacerdotes, Javier Campos y Joaquín Moras, son reconocidos y queridos por los habitantes de los pueblos originales, ya que además de evangelización, son empáticos con las carencias e injusticias que sufren las etnias, que los lleva a la lucha social con el único interés de cumplir con su misión de apoyar al desprotegido, aunque ello origine que sean testigos de la injusticia e impunidad que existe en la sierra tarahumara.

Desde hace algunos años, el padre “Pato” cuenta con una clínica en el seccional de Creel, en donde diariamente una cantidad importante de personas de distantes comunidades reciben la atención a problemas de salud, además de mantener el funcionamiento de la oficina de derechos humanos, para lo cual, mantiene el manifiesto de permanecer en la sierra de Chihuahua a pesar de las condiciones negativas que existen.

Al trascender a nivel internacional el asesinato de dos sacerdotes jesuitas en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique, hecho que se le adjudica a un presunto líder criminal apodado “El Chueco”, la atención del mundo se ha enfocado en las actividades que ejercen los jesuitas en la sierra de Chihuahua, esto al dar un realce importante tras ser testigos e incluso víctimas de la impunidad que prevalece desde hace años en la mayoría de los municipios serranos.

Desde su llegada a la sierra chihuahuense a principios del año 1600, esto luego de que la Compañía de Jesús fuera expulsada por el Reino Español, los jesuitas se enfocaron en cumplir la misión de apoyo espiritual y búsqueda de la justicia para los pueblos originales, lo que ha dejado a lo largo de la historia un legado de sufrimiento por acciones que rayan en lo inhumano.

Tras retirarse de la sierra tarahumara en el año 1676 por la expulsión del Reino Español, los jesuitas regresaron al estado el 12 de octubre del año 1900, fecha desde la cual han acompañado a las comunidades indígenas en su lucha por la equidad y respeto a los derechos humanos, actos de los que han atestiguado elevados niveles de discriminación.

Te puede interesar: Sacerdotes jesuitas asesinados en Urique trabajaron décadas con comunidades indígenas

En el siglo XXI, existen acontecimientos trascedentes en los que se involucra a sacerdotes jesuitas con eventos de lucha social, tal es el caso del conocido sacerdote, Javier Ávila Aguirre, conocido como padre “Pato”, personaje muy involucrado en la búsqueda del respeto a los derechos humanos y acompañamiento de los pueblos originarios que claman justicia por diversos atropellos por parte tanto de las autoridades como de la delincuencia organizada, que desde hace años representa un flagelo para las comunidades indígenas.

A pesar de los riesgos que implica el denunciar abusos e impunidad de delincuentes que hacen de las suyas sin que ninguna autoridad intervenga, el padre “Pato” no cesa en su afán de velar por los más desprotegidos, aunque reconoce que, pese a los esfuerzos, las condiciones de inseguridad en la sierra son cada vez más graves, a grado tal de que poblados se han quedado sin habitantes obligados por los desplazamientos forzados.

Desde principios del presente siglo, el “Pato” Ávila ha participado en diversos movimientos encaminados en hacer ver la impunidad que existe en la sierra, entre los cuales se recuerda el constante reclamo por justicia para las víctimas de la masacre de 12 hombres y un bebé el 16 de agosto del 2008, acontecimiento que dejó marcado al “Pueblo Mágico” de Creel, en el municipio de Bocoyna.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Además, de manera permanente ha pugnado por la equidad entre los indígenas, aunque en las frecuentes protestas se ha opuesto al asistencialismo del gobierno, quien recurre a estas prácticas como una bandera política, sin dar mayor oportunidad de crecimiento a las familias serranas.

Leer también: ¿Quiénes eran Javier Campos y Joaquín Mora? Jesuitas asesinados en Urique

Javier Ávila, al igual que los recién acaecidos sacerdotes, Javier Campos y Joaquín Moras, son reconocidos y queridos por los habitantes de los pueblos originales, ya que además de evangelización, son empáticos con las carencias e injusticias que sufren las etnias, que los lleva a la lucha social con el único interés de cumplir con su misión de apoyar al desprotegido, aunque ello origine que sean testigos de la injusticia e impunidad que existe en la sierra tarahumara.

Desde hace algunos años, el padre “Pato” cuenta con una clínica en el seccional de Creel, en donde diariamente una cantidad importante de personas de distantes comunidades reciben la atención a problemas de salud, además de mantener el funcionamiento de la oficina de derechos humanos, para lo cual, mantiene el manifiesto de permanecer en la sierra de Chihuahua a pesar de las condiciones negativas que existen.

Policiaca

Suman 79 homicidios en Juárez durante el mes de junio

Tan solo durante el pasado lunes, se registraron cinco homicidios en la ciudad, según informó la Fiscalía de Distrito Zona Norte

El Paso

Sentencian a traficante por su responsabilidad en dos muertes por sobredosis de cocaína

La Oficina del Fiscal Federal del Distrito Oeste de Texas del Departamento de Justicia dio a conocer su sentencia

Gossip

Eduin Caz, cantante de Grupo Firme, padece una afección: ¿qué es y cómo se cura?

Eduin Caz vocalista del grupo Firme dio a conocer hace algunas semanas la causa por la que fue hospitalizado

Mundo

Visa americana ¿quiénes pueden renovarla sin entrevista en 2022?

El Consulado de Estados Unidos dio a conocer el trámite para renovar la visa láser sin entrevista

Virales

Madre golpea a joven que hacía bullying a su hijo en la escuela (video)

La directora de la institución alertó a la madre sobre la situación de violencia que vivía su hijo en su escuela

El Paso

Sentencian a traficante por su responsabilidad en dos muertes por sobredosis de cocaína

La Oficina del Fiscal Federal del Distrito Oeste de Texas del Departamento de Justicia dio a conocer su sentencia

Política

AMLO se reunirá con Biden el 12 de julio en la Casa Blaca

El presidente recibirá este martes en Palacio Nacional al embajador Ken Salazar para afinar los detalles de su viaje a Washington

Chihuahua

Asegura AMLO que se buscará hacer justicia por asesinato de jesuitas

El presidente reafirma su compromiso con la justicia en este doloroso crimen

Gossip

Eduin Caz, cantante de Grupo Firme, padece una afección: ¿qué es y cómo se cura?

Eduin Caz vocalista del grupo Firme dio a conocer hace algunas semanas la causa por la que fue hospitalizado