/ lunes 6 de abril de 2020

Desde niña acude a Catedral en Domingo de Ramos y este año no fue la excepción

Yolanda Soto, de 83 años, se sentó con su rosario a rezar frente al templo; por dos horas estuvo esperando que iniciara la misa

Eran pasadas las 10:00 de la mañana cuando llegó la señora Yolanda Soto, de 83 años a la Catedral, en una mano cargaba un ramo de palmas y en la otra un rosario; se sentó en una banca frente a la iglesia y comenzó a rezar como cada año solía hacerlo, aunque esta vez, de manera muy atípica.

RECIBE GRATIS EL NEWSLETTER DE EL HERALDO DE JUÁREZ DIRECTO A TU EMAIL; DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

La tradición que le inculcó su abuela, quien la crió, la llevó a ser una fiel creyente y por ende, a asistir cada domingo a misa, en especial en aquellas fechas como Semana Santa.

Sin embargo, por primera ocasión todo fue distinto a cómo era cada año que ella asistía a bendecir su palma en el Domingo de Ramos, pues ahora le tocaría rezar y pedir a Dios desde afuera de la iglesia en una pequeña banca de cemento que da a la jardinera de la Plaza de Armas en la zona Centro.

Yolanda relató cómo cada año acostumbraba a llegar desde tiempo antes de que diera inicio la misa, puesto que, para poder alcanzar un lugar dentro del templo era muy difícil, se hacían largas filas de feligreses, los cuales ahora hicieron falta.

“Estamos muy tristes, nunca había pasado esto, hace falta la gente vendiendo los ramos, la gente formada para llegar al sagrario, hizo falta que el sacerdote hiciera su parte”, señaló.

Contó que desde pequeña, sus ojos siempre solían ver una multitud de personas a los alrededores de la Catedral, ofreciendo palmas, imágenes de algún santo o alguna veladora, ahora por primera vez, su ojos vieron algo distinto, unos alrededores solos, poca gente caminando, pasándose de largo la iglesia y solo algunas tres personas esperando que alguien saliera a bendecirles su ramo.

Dieron las 12:00 del día, y Yolanda aún seguía en la misma banca esperando a que diera inicio la misa, la cual solía oficiar el obispo José Guadalupe Torres, cada domingos en la Catedral, pero esto nunca pasó, pues ya se había anunciado que la misa se llevaría a cabo a puerta cerrada y solo sería transmitida por televisión abierta o por Radio Guadalupana.

Pero la fe, costumbre y creencia, hacía permanecer a Yolanda allí, con su ramo, el cual era del año pasado, pues si bien, este año no pudo conseguir otro, además de que ella había escuchado que podría volver a poner la misma palma.

“Tenemos que ajustarnos a lo que estamos viviendo, yo le pido a Dios que él me cuide y me cuida, espero que esto de la pandemia pronto termine para volver a entrar a la casa de Dios”, expresó.

Hay que recordar, que hace unos días el padre Eduardo Hayen, párroco de la Catedral, informó que las misas correspondientes a Semana Santa y toda actividad celebrativa, se llevarían a cabo a puerta cerrada, con la finalidad de erradicar y no contribuir a la propagación de la pandemia de Covid-19.

Te recomendamos:

Eran pasadas las 10:00 de la mañana cuando llegó la señora Yolanda Soto, de 83 años a la Catedral, en una mano cargaba un ramo de palmas y en la otra un rosario; se sentó en una banca frente a la iglesia y comenzó a rezar como cada año solía hacerlo, aunque esta vez, de manera muy atípica.

RECIBE GRATIS EL NEWSLETTER DE EL HERALDO DE JUÁREZ DIRECTO A TU EMAIL; DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

La tradición que le inculcó su abuela, quien la crió, la llevó a ser una fiel creyente y por ende, a asistir cada domingo a misa, en especial en aquellas fechas como Semana Santa.

Sin embargo, por primera ocasión todo fue distinto a cómo era cada año que ella asistía a bendecir su palma en el Domingo de Ramos, pues ahora le tocaría rezar y pedir a Dios desde afuera de la iglesia en una pequeña banca de cemento que da a la jardinera de la Plaza de Armas en la zona Centro.

Yolanda relató cómo cada año acostumbraba a llegar desde tiempo antes de que diera inicio la misa, puesto que, para poder alcanzar un lugar dentro del templo era muy difícil, se hacían largas filas de feligreses, los cuales ahora hicieron falta.

“Estamos muy tristes, nunca había pasado esto, hace falta la gente vendiendo los ramos, la gente formada para llegar al sagrario, hizo falta que el sacerdote hiciera su parte”, señaló.

Contó que desde pequeña, sus ojos siempre solían ver una multitud de personas a los alrededores de la Catedral, ofreciendo palmas, imágenes de algún santo o alguna veladora, ahora por primera vez, su ojos vieron algo distinto, unos alrededores solos, poca gente caminando, pasándose de largo la iglesia y solo algunas tres personas esperando que alguien saliera a bendecirles su ramo.

Dieron las 12:00 del día, y Yolanda aún seguía en la misma banca esperando a que diera inicio la misa, la cual solía oficiar el obispo José Guadalupe Torres, cada domingos en la Catedral, pero esto nunca pasó, pues ya se había anunciado que la misa se llevaría a cabo a puerta cerrada y solo sería transmitida por televisión abierta o por Radio Guadalupana.

Pero la fe, costumbre y creencia, hacía permanecer a Yolanda allí, con su ramo, el cual era del año pasado, pues si bien, este año no pudo conseguir otro, además de que ella había escuchado que podría volver a poner la misma palma.

“Tenemos que ajustarnos a lo que estamos viviendo, yo le pido a Dios que él me cuide y me cuida, espero que esto de la pandemia pronto termine para volver a entrar a la casa de Dios”, expresó.

Hay que recordar, que hace unos días el padre Eduardo Hayen, párroco de la Catedral, informó que las misas correspondientes a Semana Santa y toda actividad celebrativa, se llevarían a cabo a puerta cerrada, con la finalidad de erradicar y no contribuir a la propagación de la pandemia de Covid-19.

Te recomendamos:

Local

Aumentan los delitos de violencia sexual y doméstica

Junto a los homicidios, estos son los principales que presentaron un incremento de septiembre a octubre, según cifras compartidas con la Fiscalía de Distrito y otras corporaciones

Local

Despiden a agente vial asesinado

Mientras que las autoridades continúan con las indagatorias en torno al asesinato del agente de la Coordinación de Seguridad Vial, Vicente Arias, familiares y amigos se preparan para darle el último adiós este jueves

Villa Ahumada

Listas mil 200 despensas para entregar a familias necesitadas

Comerciantes y amas de casa aseguran que en algunas tiendas están abusando con los precios en diversos productos

Deportes

Gimnasios al borde del colapso 

Los gimnasios de la ciudad tuvieron que volver a cerrar y parar sus actividades luego del retroceso en el semáforo epidemiológico a rojo

Deportes

Buscan unificar el basquetbol en México

La Liga Estatal de Basquetbol dio a conocer que se ha dado un paso importante en la propuesta de unificar a las ligas, LNBP, LBE y Cibacopa

Villa Ahumada

Denuncian precios excesivos en tiendas

Comerciantes y amas de casa aseguran que en algunas tiendas están abusando con los precios en diversos productos

Deportes

Canchas cerradas ante la contingencia

“El deporte no ha sido prioridad”; dijo el promotor de futbol Rodrigo Cruz

Villa Ahumada

Por inaugurar nuevo parque

Las obras de infraestructura social y deportiva que se llevan a cabo en Álamos de Peña, retomadas hace tres semanas quedaran listas hoy muy probablemente