/ miércoles 7 de diciembre de 2022

México desatiende recomendación de la OMS sobre etiquetado nutricional

Las etiquetas frontales no cubren el 30 por ciento de la superficie de envases de 30 centímetros

El gobierno de México desatiende una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en torno al etiquetado nutricional frontal, la cual consiste en que la etiqueta de un producto cubra el 30 por ciento de su superficie principal si se trata de envases grandes, es decir, mayores a 300 milímetros (30 centímetros).

Así se establece en un estudio realizado por la Universidad de Nevada, ubicada en la Ciudad de Reno, y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), publicado en la revista médica The Lancet Regional Health Américas.

Te puede interesar: Pide Alejandro Armenta a la SCJN no debe dejarse intimidar y mantener el etiquetado frontal

“La evidencia y las actuales recomendaciones de la OMS indican que el conjunto completo de etiquetas de advertencia, (es decir, cuando el producto tiene un exceso de todos los nutrientes) debe ocupar al menos 30 por ciento de la superficie del panel de exhibición principal. Esto significa que si un producto debe exhibir las cinco etiquetas de advertencia en México (por ejemplo, si el contenido del producto está por encima de los umbrales de calorías y todos los nutrientes), las etiquetas en conjunto deben ocupar al menos 30 por ciento de la superficie principal de exhibición y no lo logra”, afirma la investigación.

Agrega que para envases más pequeños, la ocupación proporcional de las etiquetas de advertencia con respecto a la superficie principal de exhibición es superior, pero aún inferior a 30 por ciento.

De acuerdo con el estudio, a pesar de que nuestro país es pionero en América Latina en la aprobación de legislaciones e implementación de sistemas de etiquetado frontal, ha quedado rezagado en cuanto a investigación que permita comprender mejor las oportunidades de éstos, frente a naciones como Chile y Uruguay.

En entrevista con El Sol de México, Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor, señaló que además de los señalamientos de la OPS y la universidad estadounidense, en México hay también productos que aunque no son tan pequeños utilizan el octágono con número que se aprobó para aquellos productos que por su tamaño no caben los octágonos de advertencia.

Dichos productos, explicó Calvillo, son tan pequeños que en lugar de contener dos o tres octágonos con las advertencias de exceso de azúcares y exceso de sodio, por ejemplo, solo incluyen un octágono con el número de leyendas, es decir, en este caso el número dos.

Otra falla que, de acuerdo con Calvillo, se ha identificado es que algunos productos, sobre todo bebidas azucaradas, ponen las etiquetas de advertencia atrás y se les sigue permitiendo. “Hemos visto algunas fallas en poner el etiquetado atrás, sobre todo en bebidas azucaradas que vienen en botellas, de tal manera que al exponerlos en los establecimientos, los sellos no son visibles”, agregó.

Sin embargo, reconoció que en general el etiquetado se está cumpliendo y ha ayudado a una mayor producción de productos sin azúcares, por ejemplo, o de productos que antes tenían tres sellos de advertencia y ahora solo tienen dos o uno, lo que significa que se está reduciendo la presencia de ingredientes críticos relacionados con las principales enfermedades crónicas, como la obesidad y cardiovasculares.

El informe de la OPS coincide en que mejorar el etiquetado de advertencia nutricional de los envases de los alimentos puede contribuir a reducir las enfermedades relacionadas con la mala nutrición.

Según el estudio, la adopción de mejores prácticas en el sistema de etiquetado frontal nutricional (FOPNL, por sus siglas en inglés) puede ayudar a reducir las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y algunos tipos de cáncer.

“El objetivo del etiquetado frontal es ayudar a la población a comprender el contenido nutricional de los productos, reducir el consumo de alimentos ultraprocesados y procesados con contenido excesivo de grasas, azúcares y/o sal y, en última instancia, ayudar a los consumidores a tomar decisiones más saludables”, destaca.

El estudio reveló, además, que este etiquetado mejorado se usa cada vez más en México y el resto de los países del continente, donde la diseminación de las mejores prácticas ha demostrado mejorar la calidad nutricional de las compras y se ha asociado con una mejor calidad de la dieta, que a su vez está asociada con una reducción en el riesgo de las enfermedades no transmisibles.

“La propagación del FOPNL se ha extendido gradualmente en América Latina, ganando impulso en los últimos años y evolucionando para alinearse con la evidencia y las mejores prácticas de políticas de la OPS, pero los gobiernos que aún están considerando y esperando implementar estos sistemas nutricionales deben seguir tales prácticas para mejorar la asimilación y el impacto de la política para ayudar a reducir las enfermedades relacionadas con la malnutrición”, concluye el informe que analizó a 35 países de la región, incluido México.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

El gobierno de México desatiende una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en torno al etiquetado nutricional frontal, la cual consiste en que la etiqueta de un producto cubra el 30 por ciento de su superficie principal si se trata de envases grandes, es decir, mayores a 300 milímetros (30 centímetros).

Así se establece en un estudio realizado por la Universidad de Nevada, ubicada en la Ciudad de Reno, y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), publicado en la revista médica The Lancet Regional Health Américas.

Te puede interesar: Pide Alejandro Armenta a la SCJN no debe dejarse intimidar y mantener el etiquetado frontal

“La evidencia y las actuales recomendaciones de la OMS indican que el conjunto completo de etiquetas de advertencia, (es decir, cuando el producto tiene un exceso de todos los nutrientes) debe ocupar al menos 30 por ciento de la superficie del panel de exhibición principal. Esto significa que si un producto debe exhibir las cinco etiquetas de advertencia en México (por ejemplo, si el contenido del producto está por encima de los umbrales de calorías y todos los nutrientes), las etiquetas en conjunto deben ocupar al menos 30 por ciento de la superficie principal de exhibición y no lo logra”, afirma la investigación.

Agrega que para envases más pequeños, la ocupación proporcional de las etiquetas de advertencia con respecto a la superficie principal de exhibición es superior, pero aún inferior a 30 por ciento.

De acuerdo con el estudio, a pesar de que nuestro país es pionero en América Latina en la aprobación de legislaciones e implementación de sistemas de etiquetado frontal, ha quedado rezagado en cuanto a investigación que permita comprender mejor las oportunidades de éstos, frente a naciones como Chile y Uruguay.

En entrevista con El Sol de México, Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor, señaló que además de los señalamientos de la OPS y la universidad estadounidense, en México hay también productos que aunque no son tan pequeños utilizan el octágono con número que se aprobó para aquellos productos que por su tamaño no caben los octágonos de advertencia.

Dichos productos, explicó Calvillo, son tan pequeños que en lugar de contener dos o tres octágonos con las advertencias de exceso de azúcares y exceso de sodio, por ejemplo, solo incluyen un octágono con el número de leyendas, es decir, en este caso el número dos.

Otra falla que, de acuerdo con Calvillo, se ha identificado es que algunos productos, sobre todo bebidas azucaradas, ponen las etiquetas de advertencia atrás y se les sigue permitiendo. “Hemos visto algunas fallas en poner el etiquetado atrás, sobre todo en bebidas azucaradas que vienen en botellas, de tal manera que al exponerlos en los establecimientos, los sellos no son visibles”, agregó.

Sin embargo, reconoció que en general el etiquetado se está cumpliendo y ha ayudado a una mayor producción de productos sin azúcares, por ejemplo, o de productos que antes tenían tres sellos de advertencia y ahora solo tienen dos o uno, lo que significa que se está reduciendo la presencia de ingredientes críticos relacionados con las principales enfermedades crónicas, como la obesidad y cardiovasculares.

El informe de la OPS coincide en que mejorar el etiquetado de advertencia nutricional de los envases de los alimentos puede contribuir a reducir las enfermedades relacionadas con la mala nutrición.

Según el estudio, la adopción de mejores prácticas en el sistema de etiquetado frontal nutricional (FOPNL, por sus siglas en inglés) puede ayudar a reducir las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y algunos tipos de cáncer.

“El objetivo del etiquetado frontal es ayudar a la población a comprender el contenido nutricional de los productos, reducir el consumo de alimentos ultraprocesados y procesados con contenido excesivo de grasas, azúcares y/o sal y, en última instancia, ayudar a los consumidores a tomar decisiones más saludables”, destaca.

El estudio reveló, además, que este etiquetado mejorado se usa cada vez más en México y el resto de los países del continente, donde la diseminación de las mejores prácticas ha demostrado mejorar la calidad nutricional de las compras y se ha asociado con una mejor calidad de la dieta, que a su vez está asociada con una reducción en el riesgo de las enfermedades no transmisibles.

“La propagación del FOPNL se ha extendido gradualmente en América Latina, ganando impulso en los últimos años y evolucionando para alinearse con la evidencia y las mejores prácticas de políticas de la OPS, pero los gobiernos que aún están considerando y esperando implementar estos sistemas nutricionales deben seguir tales prácticas para mejorar la asimilación y el impacto de la política para ayudar a reducir las enfermedades relacionadas con la malnutrición”, concluye el informe que analizó a 35 países de la región, incluido México.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Juárez

¡Sale caro! Familias gastan hasta dos mil pesos por cena en la Feria Juárez

Una familia en promedio invierte de mil quinientos hasta dos mil pesos, es decir, cuatro integrantes y se engloba adquisición de boletos para acceso en 70 pesos

Ráfagas

*El enfermero de la muerte y las dudas en el aire… *Barrio y exgobernadores le dan ultimátum a Marko

Mal parada deja a la Fiscalía General del Estado si se confirman las versiones que desde el martes están circulando respecto del caso del enfermero de la muerte Jorge C. A

Juárez

Esperan derrama económica de 320 millones de pesos por el Día del Padre: Canaco

La celebración del Día del Padre se reflejó más por el esparcimiento familiar, es decir, a la convivencia en familia

Juárez

Hasta 2 mil 500 el gasto para las graduaciones de kínder, primaria y secundaria

Los costos son variables, ya que se contemplan paquete fotográfico, renta o compra de vestidos, calzado, toga, birrete, maquillaje en caso de las mujeres e incluso el anillo

Juárez

Iglesia hace llamado a migrantes para no caer en ofrecimientos del crimen organizado

“Es algo muy doloroso para una familia, para una comunidad, para el grupo de amigos, que una persona tenga que perder la vida por este motivo que es el estar dentro del crimen”, resaltó el sacerdote Hayén Cuarón

Gossip

Young Gera a través de su música se proyecta a otros niveles

Es un cantautor completo de 23 años que sabe cuál es su camino a seguir, que le apasiona estar haciendo música, que ya se define también como productor le gusta estar inmerso en la industria