/ miércoles 18 de diciembre de 2019

Escaques Vacíos

- Señor senador, le dijo un amigo que quería ser gobernador, a Gonzalo N. Santos, cacique potosino de gran influencia en la política nacional... "Quiero jugar a la política en las próximas elecciones para gobernador de mi estado, y necesito su venia para convencer al presidente de mi postulación".

Y como el amigo aquel no era "el bueno", o sea el "delfín" presidencial, y eso lo sabía Gonzalo, le contestó:

- Mire compañero. La política no es un juego, usted quiere jugar a la política, y la actividad pública es de mucha seriedad. Deje que los más comprometidos se encarguen de eso".

Con el tiempo, el incidente se convirtió en un clásico que se le atribuía a otros personajes de la política.

El punto es, que la política no es un juego pero al mismo tiempo sí.

Bueno es una competencia, un encuentro, una contienda.

Como el ajedrez, que se le considera un juego, pero en realidad es un deporte mental.

Un tanto complicado, que practican dos personas frente a frente.

Cada una de las cuales dispone de 16 piezas móviles que se colocan sobre un tablero dividido en 64 casillas o escaques.

Los que hemos practicado este deporte y al mismo tiempo hemos podido acercarnos a la política, sabemos que hay dos cosas que ayudan a descifrar la jugada del adversario: Conocerlo a través del estudio de la naturaleza humana y comprender la psicología del contrario.

El concepto no es mío, lo repitió varias veces el campeón ruso del ajedrez, Alexander Alekhine. Conocido por su estilo agresivo y combinativo entre los jugadores clásicos.

Y en el mismo tenor de los ajedrecistas más perros. Kasparov, ha sido mi gurú para hacer la analogía entre el ajedrez y la política.

Él decía que ante todo se debe contar con una estrategia clara, que sea lo suficientemente sólida por todos los flancos y que además tenga líneas y variables a seguir.

Parecen consideraciones sencillas y hasta simples, pero son tan ciertas como que ahora la política se "juega" con ocurrencias, pálpitos, y conjeturas atadas sobre las rodillas al quince para las doce.

Ya muy pocos políticos utilizan el coco y la experiencia para definir una estrategia con tácticas bien planeadas.

Por eso, es que el poder lo retoma la generación de los 'baby boomers'. (Nacidos en la década de los 50') hombres y mujeres con una formación más sólida para sortear la vida.

Y conocedores del armado de una estrategia.

Los jovenazos tuvieron su oportunidad y la derrocharon en excesos personales. Raterías.

O como diría mi sacrosanta madre que en gloria está: "el que nada tiene y llega a tener, loco se quiere volver".

La oportunidad de armar una estrategia y seguirla como si leyeras la partitura, es lo de hoy.

Por ejemplo, en San Luis Potosí, el grupo que compacta más experiencia que juventud, tiene más oportunidad de hacerse del poder, que los chavalones recién involucrados en el esgrima político.

Hay capacidad no sólo de concisión, sino de visión de largo alcance.

Individuos que saben pararse sobre el tablero del ajedrez político y saben como moverse hacia los ESCAQUES VACÍOS, donde se ordenan las piezas para la contienda.

Armar un proyecto de gran alcance no es cosa menor. Para concertar con las fuerzas poderosas de la entidad y hacer los amarres donde se tengan que amarrar, se necesita la experiencia, los contactos, los recursos.

Y quienes manejan estos tangibles de toda la vida, son los viejitos sesentones.

Aunque en redes sociales se burlen por la edad, está probado que son los únicos que cumplen objetivos programados y saben sortear obstáculos.

En el ajedrez político las piezas comienzan a moverse. Aunque de acuerdo con la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, los tiempos sean diferentes.

En el ámbito nacional, el gabinete presidencial se conforma en su mayoría por personas de respetable edad, quienes a pesar del bullying mediático, están enderezando el barco que estaba en el naufragio.

La estrategia es clara y anunciada.

- Señor senador, le dijo un amigo que quería ser gobernador, a Gonzalo N. Santos, cacique potosino de gran influencia en la política nacional... "Quiero jugar a la política en las próximas elecciones para gobernador de mi estado, y necesito su venia para convencer al presidente de mi postulación".

Y como el amigo aquel no era "el bueno", o sea el "delfín" presidencial, y eso lo sabía Gonzalo, le contestó:

- Mire compañero. La política no es un juego, usted quiere jugar a la política, y la actividad pública es de mucha seriedad. Deje que los más comprometidos se encarguen de eso".

Con el tiempo, el incidente se convirtió en un clásico que se le atribuía a otros personajes de la política.

El punto es, que la política no es un juego pero al mismo tiempo sí.

Bueno es una competencia, un encuentro, una contienda.

Como el ajedrez, que se le considera un juego, pero en realidad es un deporte mental.

Un tanto complicado, que practican dos personas frente a frente.

Cada una de las cuales dispone de 16 piezas móviles que se colocan sobre un tablero dividido en 64 casillas o escaques.

Los que hemos practicado este deporte y al mismo tiempo hemos podido acercarnos a la política, sabemos que hay dos cosas que ayudan a descifrar la jugada del adversario: Conocerlo a través del estudio de la naturaleza humana y comprender la psicología del contrario.

El concepto no es mío, lo repitió varias veces el campeón ruso del ajedrez, Alexander Alekhine. Conocido por su estilo agresivo y combinativo entre los jugadores clásicos.

Y en el mismo tenor de los ajedrecistas más perros. Kasparov, ha sido mi gurú para hacer la analogía entre el ajedrez y la política.

Él decía que ante todo se debe contar con una estrategia clara, que sea lo suficientemente sólida por todos los flancos y que además tenga líneas y variables a seguir.

Parecen consideraciones sencillas y hasta simples, pero son tan ciertas como que ahora la política se "juega" con ocurrencias, pálpitos, y conjeturas atadas sobre las rodillas al quince para las doce.

Ya muy pocos políticos utilizan el coco y la experiencia para definir una estrategia con tácticas bien planeadas.

Por eso, es que el poder lo retoma la generación de los 'baby boomers'. (Nacidos en la década de los 50') hombres y mujeres con una formación más sólida para sortear la vida.

Y conocedores del armado de una estrategia.

Los jovenazos tuvieron su oportunidad y la derrocharon en excesos personales. Raterías.

O como diría mi sacrosanta madre que en gloria está: "el que nada tiene y llega a tener, loco se quiere volver".

La oportunidad de armar una estrategia y seguirla como si leyeras la partitura, es lo de hoy.

Por ejemplo, en San Luis Potosí, el grupo que compacta más experiencia que juventud, tiene más oportunidad de hacerse del poder, que los chavalones recién involucrados en el esgrima político.

Hay capacidad no sólo de concisión, sino de visión de largo alcance.

Individuos que saben pararse sobre el tablero del ajedrez político y saben como moverse hacia los ESCAQUES VACÍOS, donde se ordenan las piezas para la contienda.

Armar un proyecto de gran alcance no es cosa menor. Para concertar con las fuerzas poderosas de la entidad y hacer los amarres donde se tengan que amarrar, se necesita la experiencia, los contactos, los recursos.

Y quienes manejan estos tangibles de toda la vida, son los viejitos sesentones.

Aunque en redes sociales se burlen por la edad, está probado que son los únicos que cumplen objetivos programados y saben sortear obstáculos.

En el ajedrez político las piezas comienzan a moverse. Aunque de acuerdo con la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, los tiempos sean diferentes.

En el ámbito nacional, el gabinete presidencial se conforma en su mayoría por personas de respetable edad, quienes a pesar del bullying mediático, están enderezando el barco que estaba en el naufragio.

La estrategia es clara y anunciada.

miércoles 12 de febrero de 2020

Gasolineros en pugna

martes 28 de enero de 2020

La Forma es Fondo

lunes 13 de enero de 2020

Detallitos sobre la gira

viernes 10 de enero de 2020

La biopolítica

martes 07 de enero de 2020

DESGARRES MORENOS

martes 31 de diciembre de 2019

Gerontofóbicos

miércoles 18 de diciembre de 2019

Escaques Vacíos

martes 10 de diciembre de 2019

Foro Federalismo Fiscal

miércoles 04 de diciembre de 2019

Mujeres en el Notariado

miércoles 27 de noviembre de 2019

El "PAQUETE"... Sus recortes; y las rabietas.

Cargar Más