/ viernes 14 de junio de 2024

El estado natural de la felicidad

Interesante saber, que la felicidad es un estado anhelado por la mayoría de las personas en todo el mundo. A través de la historia, este tópico sido objeto de estudio, reflexión y debate por parte de filósofos, psicólogos y especialistas en diversas disciplinas.

Si bien, la definición exacta de “felicidad”, puede variar según la cultura y las creencias de cada persona, existe un consenso general en cuanto a su importancia para el bienestar y la calidad de vida de las personas.

Es importante referir que la felicidad, no solo se trata de la ausencia de sufrimiento, sino que implica el cultivo de emociones “positivas”, relaciones saludables y el desarrollo de fortalezas personales.

De acuerdo a especialistas, la felicidad se basa en tres pilares esenciales que son: placer, compromiso y significado.

El placer, esta referido a la búsqueda de experiencias agradables y gratificantes.

El compromiso, implica la inmersión en actividades que nos brindan un sentido de flujo y la realización personal.

Y el significado, se relaciona con la búsqueda de propósito y trascendencia en la vida.

Pero curiosamente, el aspecto del placer está relacionado, con las palabras que guardan una relación cercana con el deseo de las cosas, de ahí que el verbo “desear” tiene su origen en un término de la lengua de los augures, por lo que desiderare, derivado del latín sidus, sideris, significa simplemente “astro”; que es precisamente de donde viene “sideral”. (extrañas armonías)

Así que mientras “considerare”, referido a ver, contemplar o examinar un astro, “desiderare” se emplea para lamentar su ausencia; por lo que literalmente es echar de menos la presencia de un astro favorable en nuestro firmamento.

De tal forma que el “deseo”, implica tener los ojos puestos en algo muy alto y al mismo tiempo, muy lejano e inaccesible, ya que cuando se alcanza nos brinda placer y felicidad.

Aquí también surge el término “florecimiento” para describir un estado;, en el que las personasexperimentan emociones positivas, cuando se involucran en actividades significativas y utilizan sus fortalezas personales, para enfrentar retos y desafíos, los cuales cuando se resuelven de manera positiva es muy gratificante.

Aquí debemos considerar, que las habilidades de una persona, están o deberían estar en equilibrio, por las demandas de una “tarea”, que es necesario resolver.

El resultado final, es una experiencia de concentración y disfrute pleno.

Por lo que el “florecimiento”, está estrechamente relacionado con la felicidad, ya que nos conduce a una mayor satisfacción y bienestar en la vida.

Es importante mencionar, que todo esto puede ocurrir en cualquier actividad, como: el trabajo, el estudio, el deporte o el arte.

El estado de florecimiento, se caracteriza por una sensación de tiempo dilatado, donde la persona pierde la noción del tiempo y se sumerge por completo en la tarea.

Estas experiencias pueden aumentar significativamente la satisfacción y elbienestar de las personas, contribuyendo así a su felicidad en la vida diaria.

Por lo que la satisfacción, se refiere a la evaluación global, que una persona hace de su vida en términos de calidad y cumplimiento de metas, sin embargo, la experiencia afectiva se refiere a los estados emocionales y/o afectivos que experimentamos en nuestro día a día.

Porque sin temor a equivocarse, aquí destaca por supuesto, la importancia de los factores culturales y contextuales en la evaluación subjetiva de la famosa “felicidad”, ya que las expectativas y valores culturales, pueden influir en cómo percibimos y evaluamos nuestra propia felicidad.

Al final, recordemos que, de acuerdo a los especialistas, todas las actividades que realicemos pueden aumentar la felicidad.

Sin olvidar, que debemos ejercer un valor primordial, que es la “gratitud”, además de cultivar relaciones sociales saludables, establecer metas alcanzables y practicar actos de bondad, generosidad, colaboración y cooperación; los que sin duda nos brindarán un gran significado, y de esta forma lograr nuestra felicidad y bienestar a largo plazo.

Así que estimado lector, lo invito a que haga un recuento de como ejerce los valores aprendidos, desde que era niño, y todos los que aun fortalece con su familia, para que obtenga el satisfactor del deber cumplido; y por supuesto, muestre una sonrisa de total felicidad.

Interesante saber, que la felicidad es un estado anhelado por la mayoría de las personas en todo el mundo. A través de la historia, este tópico sido objeto de estudio, reflexión y debate por parte de filósofos, psicólogos y especialistas en diversas disciplinas.

Si bien, la definición exacta de “felicidad”, puede variar según la cultura y las creencias de cada persona, existe un consenso general en cuanto a su importancia para el bienestar y la calidad de vida de las personas.

Es importante referir que la felicidad, no solo se trata de la ausencia de sufrimiento, sino que implica el cultivo de emociones “positivas”, relaciones saludables y el desarrollo de fortalezas personales.

De acuerdo a especialistas, la felicidad se basa en tres pilares esenciales que son: placer, compromiso y significado.

El placer, esta referido a la búsqueda de experiencias agradables y gratificantes.

El compromiso, implica la inmersión en actividades que nos brindan un sentido de flujo y la realización personal.

Y el significado, se relaciona con la búsqueda de propósito y trascendencia en la vida.

Pero curiosamente, el aspecto del placer está relacionado, con las palabras que guardan una relación cercana con el deseo de las cosas, de ahí que el verbo “desear” tiene su origen en un término de la lengua de los augures, por lo que desiderare, derivado del latín sidus, sideris, significa simplemente “astro”; que es precisamente de donde viene “sideral”. (extrañas armonías)

Así que mientras “considerare”, referido a ver, contemplar o examinar un astro, “desiderare” se emplea para lamentar su ausencia; por lo que literalmente es echar de menos la presencia de un astro favorable en nuestro firmamento.

De tal forma que el “deseo”, implica tener los ojos puestos en algo muy alto y al mismo tiempo, muy lejano e inaccesible, ya que cuando se alcanza nos brinda placer y felicidad.

Aquí también surge el término “florecimiento” para describir un estado;, en el que las personasexperimentan emociones positivas, cuando se involucran en actividades significativas y utilizan sus fortalezas personales, para enfrentar retos y desafíos, los cuales cuando se resuelven de manera positiva es muy gratificante.

Aquí debemos considerar, que las habilidades de una persona, están o deberían estar en equilibrio, por las demandas de una “tarea”, que es necesario resolver.

El resultado final, es una experiencia de concentración y disfrute pleno.

Por lo que el “florecimiento”, está estrechamente relacionado con la felicidad, ya que nos conduce a una mayor satisfacción y bienestar en la vida.

Es importante mencionar, que todo esto puede ocurrir en cualquier actividad, como: el trabajo, el estudio, el deporte o el arte.

El estado de florecimiento, se caracteriza por una sensación de tiempo dilatado, donde la persona pierde la noción del tiempo y se sumerge por completo en la tarea.

Estas experiencias pueden aumentar significativamente la satisfacción y elbienestar de las personas, contribuyendo así a su felicidad en la vida diaria.

Por lo que la satisfacción, se refiere a la evaluación global, que una persona hace de su vida en términos de calidad y cumplimiento de metas, sin embargo, la experiencia afectiva se refiere a los estados emocionales y/o afectivos que experimentamos en nuestro día a día.

Porque sin temor a equivocarse, aquí destaca por supuesto, la importancia de los factores culturales y contextuales en la evaluación subjetiva de la famosa “felicidad”, ya que las expectativas y valores culturales, pueden influir en cómo percibimos y evaluamos nuestra propia felicidad.

Al final, recordemos que, de acuerdo a los especialistas, todas las actividades que realicemos pueden aumentar la felicidad.

Sin olvidar, que debemos ejercer un valor primordial, que es la “gratitud”, además de cultivar relaciones sociales saludables, establecer metas alcanzables y practicar actos de bondad, generosidad, colaboración y cooperación; los que sin duda nos brindarán un gran significado, y de esta forma lograr nuestra felicidad y bienestar a largo plazo.

Así que estimado lector, lo invito a que haga un recuento de como ejerce los valores aprendidos, desde que era niño, y todos los que aun fortalece con su familia, para que obtenga el satisfactor del deber cumplido; y por supuesto, muestre una sonrisa de total felicidad.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 12 de julio de 2024

Somos responsables de todo y de todos

“El valor de la palabra se ha perdido, genética y sociedad no comulgan con un valor que cada día va desapareciendo”

Roberto Espíndola

viernes 14 de junio de 2024

El estado natural de la felicidad

“Los seres humanos nacen felices, porque simplemente no tienen deseos”

Roberto Espíndola

viernes 31 de mayo de 2024

La capacidad de elegir correctamente

“Lo más sencillo, es aquello que aceptamosmy nos permite comprender lo más complejo para poder convivir como sociedad”- Rosario Castellanos

Roberto Espíndola

viernes 03 de mayo de 2024

La cultura de Sigmund Freud

“La belleza, la limpieza y el orden, ocupan evidentemente un lugar particular entre los requisitos culturales”.

Roberto Espíndola

Cargar Más