/ viernes 5 de julio de 2024

La urgente necesidad de verdaderos lideres

Sin lugar a duda, el siglo XXI, ha dado lugar a un nuevo concepto del "liderazgo global" como consecuencia de un fenómeno social complejo, derivado de los escenarios, que enfrentamos por la influencia de la tecnología, además de los cambios socioeconómicos y políticos en muchas regiones del planeta.

De tal forma, que el rápido proceso de crecimiento y desarrollo, en las últimas décadas, requiere de profesionales en diversas áreas de trabajo, por supuesto con una nueva visión del mundo, en donde los valores, como: competencia, crecimiento mutuo, actitud positiva, compromiso, colaboración, honestidad, autodisciplina y otros más, estén presentes.

Estos valores, tienen que ver con uno de los términos más discutidos en la actualidad, del universo profesional y me refiero al “liderazgo”.

Es importante referir, que el término “líder” se empezó a utilizar desde el año 1300; pero la palabra “liderazgo” conocida en inglés como, […leadership…] se utiliza desde la primera mitad del siglo XIX.

Por lo que, a pesar del uso relativamente reciente, el término liderazgo, tiene varios significados; pero el más usual, es que representa el proceso de ejercer influencia, sobre una persona o un grupo de personas, que se esfuerzan por alcanzar un objetivo que puede ser: familiar, escolar y/o laboral.

Así que, quien ejerce el liderazgo, es una persona que influye y orienta, el rumbo de un compañero. Recordemos que el líder tiene la misión de facilitar la sinergia y cuidar que la mística, la disciplina y la confianza, faciliten los resultados esperados del equipo a su cargo.

El líder, es capaz de canalizar la atención de los involucrados y dirigirlos hacia ideales comunes, también de aproximar y ajustarintereses grupales e individuales, en consonancia con los objetivos de la organización y/o empresa; lo cual permite conseguir una alianza grupal, en relación a objetivos comunes, a través del compromiso de los involucrados.

Pero puede suceder que, en un grupo de trabajo de una empresa, sucedan emociones y sentimientos negativos como: el temor, la avaricia, el odio, los celos; además de las malas apreciaciones de mensajes y comunicación equivocada o mal interpretada, que finalmente conllevan a un caos interno.

Por otra parte, sabemos que no existe la sociedad ideal, o el grupo perfecto de trabajo, al cual podamos acceder, ya que siempre enfrentaremos, retos y desafíos provocados por terceros; además de personas mal intencionadas, que presentan resistencia a un cambio.

Pero ¿Por qué, no es posible lograr una sociedad justa, pacífica, feliz, libre y virtuosa?

Donde se hagan patentes valores, como: el respeto, la civilidad, y la honestidad, entre otros más.

O tal vez lo anterior parezca una verdadera utopía;

¿O se vale soñar?

Recordemos que la vida colectiva, en un grupo de trabajo, debe implementarse a través de la visión de verdaderos líderes, cuya filosofía y pensamiento, debiera ser de “fortalecimiento” hacia las personas; además de enfrentar y vencer vicios y manías, los cuales podrían llevar a la agonía y al fracaso de una empresa.

Porque no todo es informática y tecnología; posiblemente hemos olvidado valores fundamentales e indispensables, que sin duda nos brindan armonía, como son: libertad, seguridad, igualdad, justicia, conocimiento, otros más; que permiten la imaginación creativa y la espontaneidad, cuyo resultado es tangible por el conocimiento, la planeación y la organización.

Y regresando al concepto de un “líder”, si este personaje, muestra indolencia e indiferencia, o no tiene respuestas oportunas, claras y concisas, y que simplemente no comprenda preceptos como: información actualizada, retroalimentación, comunicación, motivación, desarrollo laboral, negar errores, no proteger al grupo que representa, no brindar libertad de opinión, y que además, no comprenda las necesidades de sus compañeros; o que siempre piensa que tiene la razón, y lo peor es que, no está comprometido y no controla emociones, para tomar decisiones, y muchas otras cosas más.

Aquella persona, simplemente no es el “líder” que se requiere, acorde a la dinámica del mundo globalizado.

Y pregunta obligada, en su lugar de trabajo:

¿Usted conoce a un verdadero líder?

No podemos dejar de mencionar: que el verdadero líder, pregona: humildad para seguir aprendiendo, voluntad para compartir lo aprendido y generosidad para convivir en una sociedad más justa para todos.

Porque sin duda, lo más difícil es la decisión de actuar.

¿Será cierto?

Sin lugar a duda, el siglo XXI, ha dado lugar a un nuevo concepto del "liderazgo global" como consecuencia de un fenómeno social complejo, derivado de los escenarios, que enfrentamos por la influencia de la tecnología, además de los cambios socioeconómicos y políticos en muchas regiones del planeta.

De tal forma, que el rápido proceso de crecimiento y desarrollo, en las últimas décadas, requiere de profesionales en diversas áreas de trabajo, por supuesto con una nueva visión del mundo, en donde los valores, como: competencia, crecimiento mutuo, actitud positiva, compromiso, colaboración, honestidad, autodisciplina y otros más, estén presentes.

Estos valores, tienen que ver con uno de los términos más discutidos en la actualidad, del universo profesional y me refiero al “liderazgo”.

Es importante referir, que el término “líder” se empezó a utilizar desde el año 1300; pero la palabra “liderazgo” conocida en inglés como, […leadership…] se utiliza desde la primera mitad del siglo XIX.

Por lo que, a pesar del uso relativamente reciente, el término liderazgo, tiene varios significados; pero el más usual, es que representa el proceso de ejercer influencia, sobre una persona o un grupo de personas, que se esfuerzan por alcanzar un objetivo que puede ser: familiar, escolar y/o laboral.

Así que, quien ejerce el liderazgo, es una persona que influye y orienta, el rumbo de un compañero. Recordemos que el líder tiene la misión de facilitar la sinergia y cuidar que la mística, la disciplina y la confianza, faciliten los resultados esperados del equipo a su cargo.

El líder, es capaz de canalizar la atención de los involucrados y dirigirlos hacia ideales comunes, también de aproximar y ajustarintereses grupales e individuales, en consonancia con los objetivos de la organización y/o empresa; lo cual permite conseguir una alianza grupal, en relación a objetivos comunes, a través del compromiso de los involucrados.

Pero puede suceder que, en un grupo de trabajo de una empresa, sucedan emociones y sentimientos negativos como: el temor, la avaricia, el odio, los celos; además de las malas apreciaciones de mensajes y comunicación equivocada o mal interpretada, que finalmente conllevan a un caos interno.

Por otra parte, sabemos que no existe la sociedad ideal, o el grupo perfecto de trabajo, al cual podamos acceder, ya que siempre enfrentaremos, retos y desafíos provocados por terceros; además de personas mal intencionadas, que presentan resistencia a un cambio.

Pero ¿Por qué, no es posible lograr una sociedad justa, pacífica, feliz, libre y virtuosa?

Donde se hagan patentes valores, como: el respeto, la civilidad, y la honestidad, entre otros más.

O tal vez lo anterior parezca una verdadera utopía;

¿O se vale soñar?

Recordemos que la vida colectiva, en un grupo de trabajo, debe implementarse a través de la visión de verdaderos líderes, cuya filosofía y pensamiento, debiera ser de “fortalecimiento” hacia las personas; además de enfrentar y vencer vicios y manías, los cuales podrían llevar a la agonía y al fracaso de una empresa.

Porque no todo es informática y tecnología; posiblemente hemos olvidado valores fundamentales e indispensables, que sin duda nos brindan armonía, como son: libertad, seguridad, igualdad, justicia, conocimiento, otros más; que permiten la imaginación creativa y la espontaneidad, cuyo resultado es tangible por el conocimiento, la planeación y la organización.

Y regresando al concepto de un “líder”, si este personaje, muestra indolencia e indiferencia, o no tiene respuestas oportunas, claras y concisas, y que simplemente no comprenda preceptos como: información actualizada, retroalimentación, comunicación, motivación, desarrollo laboral, negar errores, no proteger al grupo que representa, no brindar libertad de opinión, y que además, no comprenda las necesidades de sus compañeros; o que siempre piensa que tiene la razón, y lo peor es que, no está comprometido y no controla emociones, para tomar decisiones, y muchas otras cosas más.

Aquella persona, simplemente no es el “líder” que se requiere, acorde a la dinámica del mundo globalizado.

Y pregunta obligada, en su lugar de trabajo:

¿Usted conoce a un verdadero líder?

No podemos dejar de mencionar: que el verdadero líder, pregona: humildad para seguir aprendiendo, voluntad para compartir lo aprendido y generosidad para convivir en una sociedad más justa para todos.

Porque sin duda, lo más difícil es la decisión de actuar.

¿Será cierto?

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 12 de julio de 2024

Somos responsables de todo y de todos

“El valor de la palabra se ha perdido, genética y sociedad no comulgan con un valor que cada día va desapareciendo”

Roberto Espíndola

viernes 14 de junio de 2024

El estado natural de la felicidad

“Los seres humanos nacen felices, porque simplemente no tienen deseos”

Roberto Espíndola

viernes 31 de mayo de 2024

La capacidad de elegir correctamente

“Lo más sencillo, es aquello que aceptamosmy nos permite comprender lo más complejo para poder convivir como sociedad”- Rosario Castellanos

Roberto Espíndola

viernes 03 de mayo de 2024

La cultura de Sigmund Freud

“La belleza, la limpieza y el orden, ocupan evidentemente un lugar particular entre los requisitos culturales”.

Roberto Espíndola

Cargar Más