/ sábado 9 de diciembre de 2023

El inconcluso deseo

Sin duda, el efecto más cotidiano, sucede cuando no estamos verdaderamente presentes en lo que estamos haciendo.

La popular frase "vivir en el aquí y ahora", más allá de haberse convertido en un <slogan>, nos orienta supuestamente a no tener asuntos que nos distraigan y de estar atentos a lo que está sucediendo el día de hoy, en este lugar y en este momento.

Sin duda, una situación inconclusa nos quita energía; pero además podría provocarnos melancolía, por la indefinición y la falta de compromiso, con todo aquello que estamos enfrentando.

Por otro lado, para que el momento sea vivido con toda plenitud y con el máximo provecho, es importante que la persona haya logrado “desconectarse” de otros compromisos, actividades y/o preocupaciones.

"Desconectarse" implica estar presente en la situación y momento actuales, y no dejarnos llevar por pensamientos que nos arrastren a un pasado que no queremos recordar, debido a los problemas que surgieron por enemistades, malos entendidos con familiares, compañeros de trabajo y/o vecinos, también por el conflicto de herencias, algún asunto legal, enfermedad, deudas, accidentes o incluso la pérdida de un ser querido, y otros más que nos haya ocurrido.

Desconectarse, implica simplemente no llevar todas estas malas experiencias a un futuro cercano, que por supuesto es totalmente incierto.

Por todo lo anterior, es necesario disponer del tiempo suficiente, que es una facultad extraordinaria que todos poseemos, la cual nos permite adelantar el futuro cercano para vislumbrar nuestros logros, hasta poder verlos totalmente terminados y sentir el gozo de haber cumplido con algo, que nos hayamos propuesto hacer en la vida.

Hasta aquí, todo parece que funciona perfectamente en el papel; sin embargo, la realidad suele ser otra muy distinta, debido a los preparativos previos y los detalles que hay que atender para realizar cualquier tarea.

Por todo lo anterior podría referir a Dante, quien mencionaba; para alcanzar la “humanidad plena”, el individuo debe impregnarse de la sabiduría y la nobleza, para realizar una obra o tarea.

Dante nos dio a conocer, que el fin del hombre, es lograr el poder del conocimiento y la comprensión.

Sin embargo, existe una condición para poder lograr el poder del conocimiento, y esta condición es que la humanidad solo puede disfrutar de este fin, si disfruta de la paz “universalis pax”.

Por esta razón, Dante comenta que la paz universal es la más importante de todas, ya que conduce a la humanidad a un fin supremo y una renovación vital, que son fundamentales para vivir con plenitud.

Interesante lo que refiere Dante; que es necesario tener paz, para vivir con plenitud y de esta forma vislumbrar nuestros logros, hasta poder verlos totalmente terminados; pero es importante señalar, que estos preceptos fueron divulgados a principios del año 1300.

Recordemos que el pensamiento filosófico de Dante, se encuentra en “La divina comedia” y “El Convivio” Obras cuyo fin y propósito, es el análisis de la naturaleza humana y el poder del conocimiento.

Por otra parte, Dante también refiere que, para lograr la plenitud, es necesario contar con una motivación o tributo, para llevar a cabo nuestros logros; pero que además el individuo debe impregnarse de sabiduría y nobleza.

Y aquí surgen las preguntas:

¿Serán vigentes los preceptos de Dante?

¿Y usted tiene paz y vive con plenitud?

Curiosamente Dante fue muy criticado por dar a conocer y escribir su obra en un lenguaje “vulgar” en vez de escribirla en latín.

Vulgar o no, Dante dejo preceptos que siguen vigentes. Porque sin duda, todos tenemos motivaciones para llevar a cabo nuestros proyectos y tareas; el asunto es;

¿Usted tiene motivaciones para realizar sus proyectos y tareas?

Y lo más interesante;

¿Cómo lograr la sabiduría y la nobleza que predicaba Dante?

Mientras vivimos en una sociedad agobiada por la inseguridad, la corrupción, la violencia, el abuso de autoridad, el uso excesivo de la fuerza pública, el tráfico de drogas y armas; así como otras situaciones que ponen en riesgo la dignidad y la integridad de las personas.

Porque con toda seguridad, todos estos factores influyen en una persona, para no ver realizados sus proyectos y tareas personales.

Tan solo quedarán como anhelos y deseos inconclusos; porque la libertad, el honor, el respeto, la lealtad y sobre todo la justicia; son valores cada vez más escasos; y que son necesarios para vivir con paz y plenitud.

¿Será cierto?



Sin duda, el efecto más cotidiano, sucede cuando no estamos verdaderamente presentes en lo que estamos haciendo.

La popular frase "vivir en el aquí y ahora", más allá de haberse convertido en un <slogan>, nos orienta supuestamente a no tener asuntos que nos distraigan y de estar atentos a lo que está sucediendo el día de hoy, en este lugar y en este momento.

Sin duda, una situación inconclusa nos quita energía; pero además podría provocarnos melancolía, por la indefinición y la falta de compromiso, con todo aquello que estamos enfrentando.

Por otro lado, para que el momento sea vivido con toda plenitud y con el máximo provecho, es importante que la persona haya logrado “desconectarse” de otros compromisos, actividades y/o preocupaciones.

"Desconectarse" implica estar presente en la situación y momento actuales, y no dejarnos llevar por pensamientos que nos arrastren a un pasado que no queremos recordar, debido a los problemas que surgieron por enemistades, malos entendidos con familiares, compañeros de trabajo y/o vecinos, también por el conflicto de herencias, algún asunto legal, enfermedad, deudas, accidentes o incluso la pérdida de un ser querido, y otros más que nos haya ocurrido.

Desconectarse, implica simplemente no llevar todas estas malas experiencias a un futuro cercano, que por supuesto es totalmente incierto.

Por todo lo anterior, es necesario disponer del tiempo suficiente, que es una facultad extraordinaria que todos poseemos, la cual nos permite adelantar el futuro cercano para vislumbrar nuestros logros, hasta poder verlos totalmente terminados y sentir el gozo de haber cumplido con algo, que nos hayamos propuesto hacer en la vida.

Hasta aquí, todo parece que funciona perfectamente en el papel; sin embargo, la realidad suele ser otra muy distinta, debido a los preparativos previos y los detalles que hay que atender para realizar cualquier tarea.

Por todo lo anterior podría referir a Dante, quien mencionaba; para alcanzar la “humanidad plena”, el individuo debe impregnarse de la sabiduría y la nobleza, para realizar una obra o tarea.

Dante nos dio a conocer, que el fin del hombre, es lograr el poder del conocimiento y la comprensión.

Sin embargo, existe una condición para poder lograr el poder del conocimiento, y esta condición es que la humanidad solo puede disfrutar de este fin, si disfruta de la paz “universalis pax”.

Por esta razón, Dante comenta que la paz universal es la más importante de todas, ya que conduce a la humanidad a un fin supremo y una renovación vital, que son fundamentales para vivir con plenitud.

Interesante lo que refiere Dante; que es necesario tener paz, para vivir con plenitud y de esta forma vislumbrar nuestros logros, hasta poder verlos totalmente terminados; pero es importante señalar, que estos preceptos fueron divulgados a principios del año 1300.

Recordemos que el pensamiento filosófico de Dante, se encuentra en “La divina comedia” y “El Convivio” Obras cuyo fin y propósito, es el análisis de la naturaleza humana y el poder del conocimiento.

Por otra parte, Dante también refiere que, para lograr la plenitud, es necesario contar con una motivación o tributo, para llevar a cabo nuestros logros; pero que además el individuo debe impregnarse de sabiduría y nobleza.

Y aquí surgen las preguntas:

¿Serán vigentes los preceptos de Dante?

¿Y usted tiene paz y vive con plenitud?

Curiosamente Dante fue muy criticado por dar a conocer y escribir su obra en un lenguaje “vulgar” en vez de escribirla en latín.

Vulgar o no, Dante dejo preceptos que siguen vigentes. Porque sin duda, todos tenemos motivaciones para llevar a cabo nuestros proyectos y tareas; el asunto es;

¿Usted tiene motivaciones para realizar sus proyectos y tareas?

Y lo más interesante;

¿Cómo lograr la sabiduría y la nobleza que predicaba Dante?

Mientras vivimos en una sociedad agobiada por la inseguridad, la corrupción, la violencia, el abuso de autoridad, el uso excesivo de la fuerza pública, el tráfico de drogas y armas; así como otras situaciones que ponen en riesgo la dignidad y la integridad de las personas.

Porque con toda seguridad, todos estos factores influyen en una persona, para no ver realizados sus proyectos y tareas personales.

Tan solo quedarán como anhelos y deseos inconclusos; porque la libertad, el honor, el respeto, la lealtad y sobre todo la justicia; son valores cada vez más escasos; y que son necesarios para vivir con paz y plenitud.

¿Será cierto?



ÚLTIMASCOLUMNAS