/ lunes 11 de octubre de 2021

No hay salud, sin salud mental

La conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental fue impulsada por la Federación Mundial para la Salud Mental apoyada por la Organización Mundial de la Salud, y su objetivo es recordar que la salud es la base para una vida plena y satisfactoria, crear conciencia y promoverla.

Para poder promover algo, se tiene que empezar con uno mismo, y para ello se requiere crear entornos y condiciones de vida que permitan adoptar y mantener un estilo de vida saludable, propiciado con acciones como, cuidar de nuestra salud física como con una alimentación sana y ejercicio, dormir lo suficiente y meditación; aunque también es importante reconocer cuando se necesita de ayuda profesional.

Como ya he comentado anteriormente en otras participaciones, hay mucho estigma alrededor de la salud mental, por lo que a pesar de que existe información, en muchas ocasiones resulta difícil hablar del tema, ya que consideramos que los únicos que deben de recibir atención acerca de ello son los que están “locos”, y eso no podría estar más lejano de la realidad.

De acuerdo a la psicóloga Adriana Reyes Zendrera, la terapia no es exclusiva para aquellas personas que tienen algún trastorno mental, puede ser un recurso útil, ya que a veces necesitamos un punto de vista externo para enriquecer el propio, y resulta benéfico, para la salud mental porque todos hemos vivido situaciones, traumas y momentos difíciles que en algún momento pueden resultar complicados de manejar solos, incluyendo el entendimiento y manejo de emociones.

La salud mental individual se determina por diversos factores sociales, psicológicos y biológicos, aunado a eso, se puede ver afectada por situaciones como la discriminación, riesgos de violencia y violaciones de los derechos humanos. Para ello se requiere el fortalecimiento de políticas nacionales que no se basen únicamente en los trastornos mentales, también deben de abordar la incorporación de programas que promuevan la salud mental en los sectores gubernamental y no gubernamental.

Para su promoción, se requiere de trabajo intersectorial; desde la infancia, creando un entorno estable donde se reciba apoyo emocional y estimulen su desarrollo, también es importante contar con grupos de apoyo para grupos vulnerables y/o minorías, y por último pero no por ello menos importante, la realización de actividades en las escuelas y concientización acerca de las oportunidades y atención a personas con trastornos mentales, formando un ambiente seguro para todos.

Es importante que nuestras autoridades tengan como una de sus prioridades, que en cada una de las escuelas la salud mental sea parte de la formación de los infantes, porque de esta manera se previene algún problema durante la adolescencia y más adelante.

Cada vez es más común escuchar de jóvenes con algún padecimiento o condición relacionada con la salud mental tales como, depresión, ataques de pánico, Trastorno Bipolar, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), Trastorno límite de la personalidad, entre otros; por lo tanto es importante no estigmatizar y al contrario, apoyar a todos aquellos que presenten algún síntoma por más pequeño que pudiera parecer, ya que es importante que se dé el tratamiento adecuado a tiempo.

Finalizo diciendo que, como en cualquier situación, la empatía nunca estará de más porque todos en algún momento somos atormentados por nuestros propios pensamientos, y recordemos que nuestra mente tiene una gran influencia sobre el cuerpo, y las enfermedades a menudo tienen su origen allí.



La conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental fue impulsada por la Federación Mundial para la Salud Mental apoyada por la Organización Mundial de la Salud, y su objetivo es recordar que la salud es la base para una vida plena y satisfactoria, crear conciencia y promoverla.

Para poder promover algo, se tiene que empezar con uno mismo, y para ello se requiere crear entornos y condiciones de vida que permitan adoptar y mantener un estilo de vida saludable, propiciado con acciones como, cuidar de nuestra salud física como con una alimentación sana y ejercicio, dormir lo suficiente y meditación; aunque también es importante reconocer cuando se necesita de ayuda profesional.

Como ya he comentado anteriormente en otras participaciones, hay mucho estigma alrededor de la salud mental, por lo que a pesar de que existe información, en muchas ocasiones resulta difícil hablar del tema, ya que consideramos que los únicos que deben de recibir atención acerca de ello son los que están “locos”, y eso no podría estar más lejano de la realidad.

De acuerdo a la psicóloga Adriana Reyes Zendrera, la terapia no es exclusiva para aquellas personas que tienen algún trastorno mental, puede ser un recurso útil, ya que a veces necesitamos un punto de vista externo para enriquecer el propio, y resulta benéfico, para la salud mental porque todos hemos vivido situaciones, traumas y momentos difíciles que en algún momento pueden resultar complicados de manejar solos, incluyendo el entendimiento y manejo de emociones.

La salud mental individual se determina por diversos factores sociales, psicológicos y biológicos, aunado a eso, se puede ver afectada por situaciones como la discriminación, riesgos de violencia y violaciones de los derechos humanos. Para ello se requiere el fortalecimiento de políticas nacionales que no se basen únicamente en los trastornos mentales, también deben de abordar la incorporación de programas que promuevan la salud mental en los sectores gubernamental y no gubernamental.

Para su promoción, se requiere de trabajo intersectorial; desde la infancia, creando un entorno estable donde se reciba apoyo emocional y estimulen su desarrollo, también es importante contar con grupos de apoyo para grupos vulnerables y/o minorías, y por último pero no por ello menos importante, la realización de actividades en las escuelas y concientización acerca de las oportunidades y atención a personas con trastornos mentales, formando un ambiente seguro para todos.

Es importante que nuestras autoridades tengan como una de sus prioridades, que en cada una de las escuelas la salud mental sea parte de la formación de los infantes, porque de esta manera se previene algún problema durante la adolescencia y más adelante.

Cada vez es más común escuchar de jóvenes con algún padecimiento o condición relacionada con la salud mental tales como, depresión, ataques de pánico, Trastorno Bipolar, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), Trastorno límite de la personalidad, entre otros; por lo tanto es importante no estigmatizar y al contrario, apoyar a todos aquellos que presenten algún síntoma por más pequeño que pudiera parecer, ya que es importante que se dé el tratamiento adecuado a tiempo.

Finalizo diciendo que, como en cualquier situación, la empatía nunca estará de más porque todos en algún momento somos atormentados por nuestros propios pensamientos, y recordemos que nuestra mente tiene una gran influencia sobre el cuerpo, y las enfermedades a menudo tienen su origen allí.



ÚLTIMASCOLUMNAS