/ viernes 15 de marzo de 2024

¿Y a usted qué deporte le gusta?

Se sabe que, en todas las culturas, los juegos y formas artísticas deportivas, parecen haberse originado en la religión.

Y en el caso del fútbol, fomenta una buena parte de la socialización, mediante su práctica o con algo tan comercial, como las colecciones de "cromos" de futbolistas, que mantiene ocupada la mete de los aficionados.

Todo ello hace, que casi todo el mundo sepa de fútbol, sobre todo cuando se ponen delante del televisor a ver un juego, partido, encuentro o como quiera llamarle.

De tal forma que "todos son expertos", en este tema; además de los “especialistas deportivos” que, a través de sus análisis y conjeturas, rodean no solo al futbol, sino a cualquier deporte que surja en alguna época del año.

Porque si "el deporte es cultura", podríamos recurrir a la antropología, para revisar cómo el deporte, también interviene en el aspecto religioso.

Ya que el fútbol, se ha convertido en la devoción de una multitud de seguidores, que religiosamente acuden a algún estadio, para disfrutarlo de manera presencial, junto con la arenga correspondiente, y comprobar como sus oficiantes o líderes, se santiguan al pisar el terreno de juego.

Otros en cambio lo ven a través del televisor y/u otro medio digital.

Es importante mencionar, que el nacimiento del deporte, responde, como diría Foucault, a la conciencia que adquirió la burguesía a lo largo del siglo XIX, de la necesidad de controlar a las poblaciones para asegurar su “productividad”.

Las clases dominantes, se sirvieron para expresar su temor al desorden y a la desintegración social; razón por la que promovieron hábitos higiénicos, realizaron campañas para ejercicio físico, además de recreaciones populares.

Posteriormente el cambio de juegos a deporte, tuvo lugar en los establecimientos educativos reservados a las élites de la sociedad burguesa, en las famosas "Public Schools" inglesas, en donde los hijos varones de la aristocracia, se apoderaron de un número de juegos populares, cambiando así, su significado y función.

Fue entonces, que a partir de mediados del S XX, los distintos aparatos del Estado, promovieron la nueva religión de la práctica deportiva.

Se discutieron distintas formas de juego, se crearon clubes, asociaciones, federaciones, comités; además de una amplia normativa legal y se organizaron competiciones a todos los niveles.

Aquí es donde la iglesia, se convirtió en una de las mejores agencias de difusión del mensaje deportivo, y miles de clubes y equipos deportivos se constituyeron al amparo de instituciones religiosas.

Curiosamente el párroco en turno de la localidad, se inspiraba en su propia educación juvenil, y con frecuencia se disponía a salvar almas, con la Biblia en una mano y el fútbol en la otra.

El fútbol se había convertido, en un elemento fundamental de la cultura popular, entretenía y ocupaba las mentes, además desviaba las preocupaciones.

Así "el deporte del pueblo", fue un botín para comerciantes y políticos, ya que se percataron de las posibilidades, que ofrece al servicio de sus intereses.

Por otra parte, el fútbol simplemente satisface la necesidad psicológica, de tener un enemigo como fundamento de identidad, porque proporciona la satisfacción de la autoafirmación antagónica colectiva, en su forma más pura.

Al mismo tiempo surgen las imágenes totémicas en los emblemas, camisetas, calcomanías, bufandas, muñecos, trofeos y toda una serie de artículos, que se venden alrededor de los estadios.

Así que estimado lector, mientras esto se escribe, tal vez algún jugador ya ha anotado un tanto o un gol, en aquella portería, que conlleva un simbolismo de muerte, por el personaje abstracto que es "la jugada".

Cuando la jugada es de gol, la muerte está ahí y el jugador únicamente actúa para rematarla; ya que, en todos los goles, se hospeda una porción de culpa, de muerte.

El problema, es que ese gol, se convierte en un acto disuasivo.

Los perdedores siempre buscarán culpables, ya que la efervescencia colectiva y el fanatismo que les invade, no les permite aceptar la derrota, esto les provocará coraje, odio y tendencias agresivas, físicas y verbales, que pueden afectar a un aficionado o incluso a la familia que, por supuesto no tiene ninguna culpa; que haya perdido el equipo preferido de un fanático enardecido, de tan popular espectáculo; como es la sagrada deidad del futbol.

Jorge L Borges, refería “El fútbol despierta las peores pasiones”

¿Será cierto?

Se sabe que, en todas las culturas, los juegos y formas artísticas deportivas, parecen haberse originado en la religión.

Y en el caso del fútbol, fomenta una buena parte de la socialización, mediante su práctica o con algo tan comercial, como las colecciones de "cromos" de futbolistas, que mantiene ocupada la mete de los aficionados.

Todo ello hace, que casi todo el mundo sepa de fútbol, sobre todo cuando se ponen delante del televisor a ver un juego, partido, encuentro o como quiera llamarle.

De tal forma que "todos son expertos", en este tema; además de los “especialistas deportivos” que, a través de sus análisis y conjeturas, rodean no solo al futbol, sino a cualquier deporte que surja en alguna época del año.

Porque si "el deporte es cultura", podríamos recurrir a la antropología, para revisar cómo el deporte, también interviene en el aspecto religioso.

Ya que el fútbol, se ha convertido en la devoción de una multitud de seguidores, que religiosamente acuden a algún estadio, para disfrutarlo de manera presencial, junto con la arenga correspondiente, y comprobar como sus oficiantes o líderes, se santiguan al pisar el terreno de juego.

Otros en cambio lo ven a través del televisor y/u otro medio digital.

Es importante mencionar, que el nacimiento del deporte, responde, como diría Foucault, a la conciencia que adquirió la burguesía a lo largo del siglo XIX, de la necesidad de controlar a las poblaciones para asegurar su “productividad”.

Las clases dominantes, se sirvieron para expresar su temor al desorden y a la desintegración social; razón por la que promovieron hábitos higiénicos, realizaron campañas para ejercicio físico, además de recreaciones populares.

Posteriormente el cambio de juegos a deporte, tuvo lugar en los establecimientos educativos reservados a las élites de la sociedad burguesa, en las famosas "Public Schools" inglesas, en donde los hijos varones de la aristocracia, se apoderaron de un número de juegos populares, cambiando así, su significado y función.

Fue entonces, que a partir de mediados del S XX, los distintos aparatos del Estado, promovieron la nueva religión de la práctica deportiva.

Se discutieron distintas formas de juego, se crearon clubes, asociaciones, federaciones, comités; además de una amplia normativa legal y se organizaron competiciones a todos los niveles.

Aquí es donde la iglesia, se convirtió en una de las mejores agencias de difusión del mensaje deportivo, y miles de clubes y equipos deportivos se constituyeron al amparo de instituciones religiosas.

Curiosamente el párroco en turno de la localidad, se inspiraba en su propia educación juvenil, y con frecuencia se disponía a salvar almas, con la Biblia en una mano y el fútbol en la otra.

El fútbol se había convertido, en un elemento fundamental de la cultura popular, entretenía y ocupaba las mentes, además desviaba las preocupaciones.

Así "el deporte del pueblo", fue un botín para comerciantes y políticos, ya que se percataron de las posibilidades, que ofrece al servicio de sus intereses.

Por otra parte, el fútbol simplemente satisface la necesidad psicológica, de tener un enemigo como fundamento de identidad, porque proporciona la satisfacción de la autoafirmación antagónica colectiva, en su forma más pura.

Al mismo tiempo surgen las imágenes totémicas en los emblemas, camisetas, calcomanías, bufandas, muñecos, trofeos y toda una serie de artículos, que se venden alrededor de los estadios.

Así que estimado lector, mientras esto se escribe, tal vez algún jugador ya ha anotado un tanto o un gol, en aquella portería, que conlleva un simbolismo de muerte, por el personaje abstracto que es "la jugada".

Cuando la jugada es de gol, la muerte está ahí y el jugador únicamente actúa para rematarla; ya que, en todos los goles, se hospeda una porción de culpa, de muerte.

El problema, es que ese gol, se convierte en un acto disuasivo.

Los perdedores siempre buscarán culpables, ya que la efervescencia colectiva y el fanatismo que les invade, no les permite aceptar la derrota, esto les provocará coraje, odio y tendencias agresivas, físicas y verbales, que pueden afectar a un aficionado o incluso a la familia que, por supuesto no tiene ninguna culpa; que haya perdido el equipo preferido de un fanático enardecido, de tan popular espectáculo; como es la sagrada deidad del futbol.

Jorge L Borges, refería “El fútbol despierta las peores pasiones”

¿Será cierto?

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 03 de mayo de 2024

La cultura de Sigmund Freud

“La belleza, la limpieza y el orden, ocupan evidentemente un lugar particular entre los requisitos culturales”.

Roberto Espíndola

Cargar Más